La ciencia por gusto

Arte, ciencia y gravedad

El arte y la ciencia siempre se han enriquecido mutuamente. Pero lograr una verdadera fusión entre ellos es difícil.

Por eso, “La gravedad de los asuntos”, el reto que un grupo de mexicanos, nueve artistas y un científico, se propusieron el año pasado, luego de “dos años de reflexión”, vale mucho la pena.

El proyecto consistió en viajar al Centro de Entrenamiento para Cosmonautas Yuri Gagarin, en Moscú, abordar un avión Ilyushin 76 MDK y experimentar, por unos segundos, varias veces, la sensación de flotar en ausencia de gravedad. Y extraer de ello las piezas mostradas en la exposición que se exhibe en el Laboratorio Arte Alameda.

A través de la experiencia, y de la investigación, reflexión y discusión previa —Miguel Alcubierre, de la UNAM ofreció charlas sobre física—, el mundo de los artistas y el de los científicos pudieron acercarse y fertilizarse mutuamente.

Las piezas evocan distintas emociones y experiencias estéticas. Videos: los “cosmonautas” tratando de romper una piñata (“supernova”), mientras la tercera ley de Newton hace que quien golpea sea lanzado hacia atrás. Distintos libros puestos sobre básculas acaban pesando cero gramos. Un reloj de arena cuyo flujo se vuelve un remolino de granos rebelándose a la gravitación. El fallido artefacto volador diseñado en 1673 que por fin, en microgravedad, logra volar (“quizá solo estaba en la gravedad equivocada”). Y muchas otras piezas que asombran e intrigan.

Contra lo que uno pensaría, la ingravidez no se logra haciendo que el avión “caiga” en picada, sino controlando, en la parte alta de la parábola, la propulsión de modo que cancele exactamente la resistencia del aire. Y es que en realidad, la ingravidez es ausencia de peso.

Pero claro, no es de eso de lo que se trata. No es una clase, ni una exposición de ciencia para comunicar conceptos. Es arte.

Para Alcubierre, parte de lo que logró fue “no solo dejar atrás la gravedad sino también las condiciones que nos identifican como artistas o científicos. La ausencia de gravedad da lugar a la ausencia de diferencias”. Si el objetivo era romper fronteras, acercar mundos, el proyecto lo logró. Disfrútelo asistiendo a la exposición antes del 22 de marzo.

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

mbonfil@unam.mx