Taller Sie7e

Ese mundo que seamos capaces de creer y soñar

Llevo dos días encerrada en este curso y el tema de Liderazgo Social aun no me hace ningún sentido, y es porque el instructor insiste en asignarloa entidades aisladas, cuando para mí, el presente es el momento de las Formas de Colaboración. Por ello no puedo concebir un liderazgo que no sea compartido, complementario, integrador. Corren los tiempos en que los grandes cambios los impulsan las masas, los grupos, la colectividad. Una vez superadas las independencias y las revoluciones no hay lugar para caudillos solitarios en un país;  Gandhi, Mandela, Luther King,  Castro, Che Guevara pertenecen a esas épocas. Solemos decir cuando de la vida hablamos: “esos eran otros tiempos” y yo enfatizo aquí: “estos son estos tiempos”.

Los grupos que trabajan a favor de nuestra sociedad, los que hacen labor para el bienestar social, son como las olas en un mar, su dinámica, sus acciones, su visión, mueven la vida, marcan el rumbo de una ciudad, mitigan el dolor, conducen la esperanza a buen puerto, llevan las botellas que contienen los mensajes de idealistas a los pies de alguien que camina en una playa. El mismo Jesucristo necesitó de un colectivo para trascender su doctrina sobre su propia muerte, y nos dio con ello lección de vida.“Necesito de los otros y los otros necesitan de mí”,  “Soy con ellos y ellos son conmigo un nosotros”, este es el pensamiento profundo de conectividad con el mundo y con la vida, es la invitación al reconocimiento y a la alianza entre personas.  Se extiende el amor hacia el mundo, cuando se descubre a uno mismo y a los propios frágiles a los mismos sufrimientos, vulnerables e indefensos ante una misma realidad. En el otro se ayuda siempre al más querido de nuestros afectos.

A ti, pez en el agua que vive su gran momento, te digo que alguien con espíritu de servicio está moviendo la marea para que tu mundo se impregne del Bien,  y no se pudra en sí mismo.  Agradece a esos colectivos, a esas personas, sus esfuerzos y sus actos. Son los oxigenadores del alma, los reivindicadores del Amor, los verdaderos constructores de esta ciudad, el ejemplo a seguir. Súmate como gota de agua a la gran ola de tu ciudad, sé ciudadano, conéctate, asiste, descubre, comparte, acompaña, apoya, enseña, aprende, alivia.

Tu conciencia del otro, tu participación ciudadana,  tu gota de aguaen una sociedad que necesita mentes, manos, corazonesy compromiso, son la fuerza para construir nuestra ciudad:ese mundo que seamos capaces de creer y soñar.