Taller Sie7e

Horalidad

No sé el motivo exacto del título de Sabines a su poema “Horal”, pero creo que al decir “el mar se mide por olas / el cielo por alas / nosotros por lágrimas. / El aire descansa en las hojas / el agua en los ojos / nosotros en nada”, se refiere a que somos seres de tiempo. Ese tiempo medido por emociones estacionadas en momentos.

¿Sabes cuántos momentos tiene la noche?  El momento en que se aleja la luz, el momento en que se alzan las sombras, el momento de profundo silencio, el momento de primer sueño, el momento de profundo sueño, el momento del alba. ¿Cómo se experimentan esas horas? ¿Qué constelaciones dibuja el geocosmos humano en el momento más negro del sueño?

¿Sabes cuántos momentos tiene el día? ¿Cuántas luces diversas se detienen en un espacio de estancia sobre los cuerpos?  El humano percibe sin racionalizar la infinita banda de colores y vibraciones que le humedecen los poros y los ojos, que reblandecen el aire, el suelo, y las imágenes que construyen su mundo. Un mundo energético y un cuerpo energizado iluminan la clorofila del asfalto, contraen la pupila de la Muerte, cauterizan en las almas la fuga por donde escurre la oscuridad.

Transformar el tiempo en horas, las horas en momentos, los momentos en una experiencia, significa transformarse en un “ser horal”, y para despertar ese estado del ser le recomiendo realizar la misma actividad en distintos momentos del día, caminar los mismos pasos, por la misma ruta, y observar y ser observado por la estampa inmóvil de la luz y la sombra, del viento y de las personas, de las aves y los coches, de los árboles y las flores, del canto de los animales y los silencios de las rocas.  Ahí, en esa atmósfera flotante y estática en el tiempo, se vive como un astro,  en rotación en traslación en procesión, se es parte de un paisaje que no depende del reloj, sino del sentido del instante, de la armonía del ser y el estar.  Dejar la realidad horaria para experimentar la realidad horal, significa dejar de ser parte de algo, para ser parte de todo.