Taller Sie7e

El Gorgojo: Sátira Ecúmene

Antonio G. Soto presentará este próximo martes 8 de Marzo en la sala de cabildo de Cd. Madero a las 7 pm su libro titulado: El Gorgojo.  Una leyenda en la portada anuncia: Sátira Ecúmene, abriendo un compás de entendimiento a su propuesta literaria, y avivando el eco de las fuentes donde abreva.  

El autor escribe crónica en verso rimado, acercando frescura e ingenio a aquellos que habitan lejos de las expresiones populares del verso natural del castellano, el de ocho sílabas, el formato de narrativa usado por los “romances”, los “sones”, las “rondas” y los “corridos”, que provienen de la tradición oral. Los versos, que primero se cantaron y luego se escribieron, en el libro de Soto se escriben para ser leídos y a la vez cantados por el ritmo intrínseco del idioma español que nos habita. 

El gorgojo, ese pequeño y silencioso insecto al que le viene bien la oscuridad, siempre hambriento al grado de insaciable, parásito por su quietud comodina, y dependencia total del alimento presente y “a la mano”. Con un  enorme estómago acorazado y un pequeño cerebro, es referido entre los seres “dignos de ser castigados con el látigo de la sátira”.  Desde la antigua Roma, Plauto, probablemente hacia el siglo III a de C,  presenta su obra de teatro, comediasatírica, titulada: El Gorgojo. De la cual hoy se comenta: “se trata de una especie de parabrisas aristofánica en que se revistaban malignamente todas las bribonerías e iniquidades de aquel mismo pueblo soez que aplaudía con júbilo delirante”.  ¿Muy duro verdad?Pues aplica perfectamente al actual libro homónimo.

Una sátira es la composición: teatral, literaria o del género que sea, realizada con intención crítica.  La fuerza cortante de su látigo radica en la mordacidad disfrazada, de arte (menor o mayor), de humor o dolor, para delatar aquello por todos sabido, para ridiculizar, o criticar, censurar y hasta moralizar.  Género inteligente, con doble (o triple) juegotejido al narrar una historia, ya sea en verso o prosa;accesible al entendimiento del espectador o lector, que, parafraseando la Biblia: tenga oídos para oír.  Queda Usted invitado a la presentación de este muy particular librotransversal a la realidad.