Taller Sie7e

¿Dónde estamos todos?

Sé que quienes leen esta columna son en su mayoría buscadores de belleza intelectual, literaria o poética.

Sé que en su mayoría son constructores de armonía a través de las Artes o el al Amor a los valores tradicionales de nuestra cultura.  

Sé que no debiera enturbiar sus espíritus con temas de indolencia y muerte.

Pero en nuestro Tamaulipas se siembran armas en las manos de los jóvenes; en nuestro Tampico llueven ráfagas de balas y los días se llenan con el llanto lastimero de las ambulancias.

En Tampico muere el hombre común, el niño, el estudiante, la madre, la maestra, el paseante de las calles, a manos de un maleante construído con la negligencia y corrupción gubernamental y social.

Un maleante envalentonado por la protección de un gobierno permisivo y una sociedad pasiva.Para construir paz y bienestar necesitamos una sociedad valiente y un gobierno ejemplar en valores y acciones de legalidad.

Un Tamaulipas sin armas, un Tamaulipas sin corrupción, un Tamaulipas decidido. ¿Dónde está la comunidad universitaria, los catedráticos, los profesionales, los prestadores de servicios, los comercios, los empresarios, que  generan valores, oportunidades de educación, empleo y desarrollo? ¿Dónde los que velan por la comunidad?Con la corrpución y la indolencia social  hemos opacado la belleza de la Naturaleza que nos rodea, hemos opacado la sonrisa de los niños, la energía de los jóvenes, la tranquilidad de nuestros ancianos.  

Estoy en este momento lejos de Tampico, en un lugar que enaltece la historia y la naturaleza de su región. Nosotros podemos reconstruirnos, podemos renovarnos, podemos crearnos seres nuevos, libres del opio del dinero sin esfuerzo, del triunfo sin honra, de la ceguera de lo valioso e irremplazable de nuestra región y nuestra gente.

¿Dónde estamos ahora todos?¿Pecho a tierra cuidando nuestros centímetros de vida?  ¿Pecho a tierra cuidando nuestros centavos de patrimonio? ¿Pecho a tierra oyendo discursos y explicaciones de gobierno de lo caro y lo difìcil,  lo tardado y lo complejo que es resolver la situación?     No permitamos más muertes: exijamos, denunciemos, erradiquemos las armas y la corrupción de nuestra casa tamaulipeca.  

Que nadie tenga que irse en busca de un mejor lugar para vivir.

Que nadie muera en sus calles, que nadie sufra la violencia de un delito, que nadie  necesite recordarle a un vecino su deber de solidaridad,  que nadie necesite exigirle a un gobierno su obligación de respetar y aplicar la ley por igual y para iguales.