Puertos Marítimos Globales

El transporte marítimo representa más del 90 por ciento del movimiento comercial mundial, por lo que los puertos y sus ciudades se han convertido en parte estratégica del proceso productivo y comercial continental y global.

Nuestro sistema nacional marítimo portuario con la gran ventaja de tener dos extensos litorales, desde principios de los años noventa del siglo pasado ha estado en constante cambio, sin embargo hasta la fecha no ha podido igualarse a los puertos de los países industrializados, con el fin de insertarse adecuadamente en la nueva red nodal de la geografía portuaria global.

El puerto de Manzanillo, el más importante en el manejo de carga contenerizada del país, ha estado expuesto a un crecimiento acelerado demandando a la par una evolución logística y tecnológica propia de los grandes puertos que cuidan su integración con sus ciudades y sus áreas de influencia regional y transcontinental, con evidentes beneficios económicos nacionales y regionales.

A una década de que toda esta evolución logística y tecnológica estaba prevista para el puerto de Manzanillo, su ciudad y su área de influencia regional y nacional, la concreción de su equipamiento y su infraestructura  se han tardado en especial lo referente a la infraestructura y equipamiento necesarios para facilitar los flujos terrestres ferroviarios y carreteros, pues todavía el cuello de botella de la autopista Colima-Guadalajara continua, el libramiento carretero sur del Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) sigue en lento proceso, el libramiento ferroviario sur al AMG ni siquiera está considerado, la conexión ferroviaria a Aguascalientes aún todavía no inicia, el denominado “Puerto Seco” -por cierto mal ubicado- no termina por convencer, y la ciudad de Manzanillo sufre los estragos de la sobreposición logística portuaria sobre la ciudad, afectando su vida urbana y sus recursos naturales.

En pocos años los pronósticos se están cumpliendo, pues a diario en la ciudad de Manzanillo circulan más de 3 mil 500 tráileres mezclándose con el tráfico urbano, entrando y saliendo desde el corredor carretero entre el AMG y Manzanillo,  junto con el paso del ferrocarril de doble estiba que irrumpe con frecuencia la vida cotidiana de la ciudad.

No obstante las inversiones públicas federales millonarias en infraestructura vial y ferroviaria, el impacto sigue presente y amenaza con intensificarse, aunque las  últimas obras ferroviarias en proceso para liberar a la ciudad del paso del ferrocarril con conexiones elevadas, resolverán ese conflicto y ese impacto, mitigando sus efectos urbanos con intervenciones urbanísticas apropiadas.

Lo que ocurre y ocurra en el Puerto de Manzanillo, por lejano que nos parezca, es y será de gran importancia para la región y el país, pues es el principal puerto nacional en el manejo de carga contenerizada y pieza clave en los flujos comerciales entre México y Asia, y Norteamérica vinculados al corredor internacional del tratado de libre comercio (TLC), por lo que sin duda requiere una mayor atención e inteligencia para que no simplemente crezca fortaleciéndose como enclave al margen de la ciudad, sino que se desarrolle sustentablemente como un puerto de la última generación logística y tecnológica en integración con su ciudad y no sobre de ella, pues éstos puertos más que ser una simple terminal o punto de paso en las entradas y salidas de productos y bienes transportados vía marítima y terrestre, deben aportar a la ciudad y resolver de manera inteligente los conflictos de la contradicción entre las dos lógicas espacio-temporales “Global-Local”.

Los puertos necesitan de la ciudad y la ciudad necesita de los puertos, desde áreas externas de actividades logísticas y distritos urbanos de negocios portuarios, como de una ciudad con calidad de vida competitiva y atractiva para la innovación y el desarrollo.  Ningún buen ejemplo de los puertos marítimos globales ha sido el resultado de una política interna que da la espalda a su entorno social, económico y ambiental. Las buenas prácticas portuarias siguen documentándose de manera predominante en los países industrializados, donde la regulación ambiental y urbana es más exigente, y la conciencia ciudadana tiene mayor peso y valor en las decisiones públicas y privadas.

En las ciudades portuarias de los países emergentes los impactos urbanos producidos por las actividades del transporte marítimo y terrestre son de mayor complejidad y magnitud. Las intervenciones urbanísticas de corto plazo enfocadas a la máxima rentabilidad económica de los viejos emplazamientos portuarios han postergado el futuro sustentable de la “ciudad-puerto” impulsando nuevos emplazamientos con mayor capacidad y mejor ubicación para desarrollarse como nodos portuarios globales. En el caso de Manzanillo aunque ya hay un nuevo emplazamiento mediante decreto presidencial, se persiste en la explotación del viejo puerto con todas las consecuencias urbanas negativas difíciles de mitigar.

Lo que ha sucedido en otros casos exitosos, es el inicio progresivo del nuevo puerto con vistas a constituirse como nodo global portuario (HUB) con sus zonas de actividades logísticas (ZAL), su antepuerto (AP) y distritos de negocios portuarios (DP), con el desmantelamiento y reciclaje del viejo puerto, dando lugar a nuevos usos urbanos, entre ellos equipamiento cultural y turístico y generosos espacios públicos que rescatan el frente marítimo de la ciudad, anteriormente bloqueado por las instalaciones portuarias. Los beneficios sociales, económicos y ambientales públicos y privados se han incrementado notablemente. El caso de Puerto Madero en la ciudad de Buenos Aires es un digno ejemplo.

En este contexto amable lector, se presentará un libro de mi autoría titulado Puertos Marítimos Globales en el marco de la Feria Internacional del Libro con la participación de la Dra. Carme Miralles-Guasch –destacada académica e investigadora de la Universidad Autónoma de Barcelona, el día 6 de Diciembre en el Salón José Luis Martínez de Expo Guadalajara a las 20:00 horas, por lo que está cordialmente invitado.

mario.cordova@milenio.com