Mujeres con propósito

México, ¿a dónde queremos llegar?

Con el ánimo generalizado de un desencantamiento y hartazgo nacional, estamos comenzando los mexicanos un nuevo ciclo anual. Factores del exterior (llegada de Trump) y factores internos (ni cómo ayudarle a nuestro presidente) que desde el año pasado se acentuaron están pronosticando un 2017 duro para los mexicanos y lo que es peor, no estamos preparados para hacerle frente.

La pregunta no es ¿qué nos pasará? sino, ¿cómo actuaremos frente a ese panorama? La sociedad mexicana está inmersa en un círculo vicioso que ha involucrado no sólo a la clase política (que aunque son minoría, etiquetados hasta el tope de corruptos e impunes, al final de cuentas son a quienes elegimos como nuestros "representantes" y por ende, quienes toman las decisiones que nos afectan directa e indirectamente), también a todos los mexicanos, ciudadanos, el organismo que mantiene vivo al país. Y formamos parte de este círculo vicioso porque no hemos asumido la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene con su país, con México. Es increíble darnos cuenta de que estamos unidos efectivamente en las malas pero para malas decisiones. Es increíble darnos cuenta de lo predecible que podemos ser ante las diferentes provocaciones, como lo ha sido el inaceptable gasolinazo y la respuesta de la sociedad con los saqueos y ola de violencia. Es increíble darnos cuenta de que en cada proceso electoral para elegir quien tomará las decisiones por nosotros, sigamos optando por la venta de nuestro voto al mejor postor o abstenernos de votar. Con cualquiera de esas opciones o la decisión razonada de elegir candidatos o candidatas para representarnos, hemos autorizado a esos gobernantes tomar las decisiones que casi siempre desafortunadamente sacrifican a la mayoría para beneficio de la minoría.

Cuánto duele ver un México herido, un México sin valores, ¿a dónde queremos llegar los mexicanos? Todo lo que queramos cambiar, desechar, renovar en nuestro país solo podremos hacerlo con la unidad y con la voluntad.

Tenemos dos caminos muy claros a seguir, el más fácil, dejar que la corriente nos lleve y seguir dejando en manos de nuestros gobernantes el futuro no sólo nuestro, sino de las generaciones que nos siguen, o hacer contrapeso con mexicanos unidos y comprometidos para no permitir más tanto abuso y daño para nuestro hermoso país. Pensemos, decidamos y actuemos.

Twitter: @mariela_soro