Cartel de espejos

De literatura y gastronomía (1)

Los escritores y  los artistas visuales son  influidos  por la cultura de  su tiempo. Todos ellos viven dentro de una comunidad en donde la vida cotidiana  es parte de esa cultura  aprendida  y en donde la comida juega un papel preponderante.  

Lo cierto es que grandes autores le han hecho un tributo a la “Divina Comida” nombre de la columna que por muchos años escribió Claudia Hernández de Valle Arizpe. Así Leonardo Da Vinci nos legó  sus “Notas de Cocina” con recetas, dibujos e inventos para hacer más fácil la elaboración de los platillos del príncipe.

Miguel Cervantes de Saavedra a través de las páginas  del Quijote de la Mancha nos deja un recetario que nos describe la mesa española.

Alejandro Dumas escribe su Diccionario de cocina. Sor Juana Inés de la Cruz, además de escribir sus decimas y cartas a sus detractores, también deja un recetario que Mónica Lavín y Ana Benítez Muro  lo difunden con conocimiento. Grandes pintores nos han plasmado hermosos bodegones y escenas cotidianas donde la mesa es el actor principal.  

Pero Claude Monet va un poco más lejos y nos deja su recetario.

El libro “Monet´s Table” da cuanta de su cocina “Giverny”.  De los pintores mexicanos tenemos a Frida y Diego que les encantaba la buena mesa, su hija Guadalupe Rivera Marín rescata las recetas de ese matrimonio y nos regala el libro “Las fiestas de Frida y Diego”. 

Alfonso Reyes en “Memorias de cocina y bodega” comenta: “También yo he pagado mi tributo al arte de cocina y bodega….”.   Salvador Novo sibarita consumado escribe “Cocina Mexicana” e instala un restaurante “La Capilla” en donde se da vuelo en la creación de riquísimos platillos.  José Fuentes Mares escribe “Nueva Guía para descarriados” y Fernando del Paso “La cocina mexicana”, Paco Ignacio Taibo I “El libro de todos los moles” y  Adolfo Castañón nos regala “Grano de sal y otros cristales” un hermoso libro de poemas que es una apología a “la divina comida”.    

Las referencias culinarias en la literatura nos muestran los gustos de los autores y también la cultura de un país. La puerta se abre para probar más de un “grano de sal”, una comida como las que describe Lezama Lima en Paradiso. 


mary_saldana2002@yahoo.com.mx