Cartel de espejos

En el laberinto del Seguro Social de Torreón

El ser humano se vuelve vulnerable ante la enfermedad,  y tendrá que depender de otros para salir adelante antes del remedio final que es la muerte.    Una enfermedad puede durar años,  y sino se tiene el capital suficiente para ingresar a un hospital privado, tendrá que hacer uso de su derecho como derechohabiente del Seguro Social. Un trabajador  y su  patrón pagan durante toda su vida laboral al Seguro Social  para  que cuando el trabajador necesite el servicio por el cual pagó  por años, pueda hacer uso de él, pero  resulta que el servicio que el requiere es deficiente. El laberinto de  lidiar con una burocracia “dientona” y  de ingresar a un hospital  en mal estado, con  salas de emergencia en condiciones deplorables o cuartos para enfermos sin sabanas y sin limpieza es ya entrar en el averno, pero si además usted no cuenta con    las medicinas correctas   porque estas escasean, imagínese lo que el enfermo tiene que pasar.  Los  “mexicanos de segunda” y me incluyo seguimos bajando  otro piso en ese infierno dantesco. Sólo el que haya estado en el Seguro de Torreón   entenderá de lo que estoy hablando.  La dignidad del ser humano la hacen añicos en esta institución y no debería de ser así, ya que  gracias a nosotros y a nuestros impuestos se mantienen administradores, médicos, enfermeros y sindicatos.  Ahora bien los mexicanos de primera: diputados, senadores y los de primer nivel de gobierno de todos los estados reciben un trato diferente; ellos si pueden gozar de una seguro medico privado el cual le costo a la Nación (obviamente de nuestros impuestos)  de 2 mil 249 millones de pesos, ese seguro privado incluye hospitalización en el extranjero, etc., etc.  ¿Qué tal la solidaridad de nuestra clase gobernante con los mexicanos de segunda?. Y que bueno que puedan tener seguro privado pero que lo paguen de su bolsillo. El Instituto Mexicano del Seguro Social  (IMSS)  fue fundado en 1943 por decreto presidencial del general Manuel Ávila Camacho, en ese entonces  Presidente de México como una institución del gobierno federal, autónoma y tripartita  donde participan:  Estado, patrones y trabajadores.Lo que se  instituyó como bueno y que sirvió por muchos años para miles de mexicanos, ya que nadie puede negar que dentro del Seguro hay médicos que  son  especialistas de primera y compiten a nivel internacional, de enfermeras que tienen vocación y que muchos de los que laboran en ese lugar cuentan con  una ética a prueba de fuego; tampoco se puede negar que esta Institución cuenta con aparatos especiales  de primera y  muchas veces mejores que en los Hospitales privados.  Entonces ¿porqué el servicio es malo? ¿Porqué el Seguro Social esta quebrado?  ¿por qué si lo mexicanos pagamos tanto patrones como asalariados  no recibimos a cambio el servicio que requerimos y somos tratados como mexicanos de segunda?.Tienen razón las Cámaras empresariales al exigir un trato digno a los derechohabientes del Seguro Social de  todo México y en este caso de la Comarca Lagunera.  Los administradores, médicos y demás personal de esa institución  deben que encontrar la manera de mejorar el servicio que los laguneros requerimos, ya que no lo están dando gratis y para empezar  podrían hacer una limpieza a fondo en todos los rincones de sus edificios.  


mary_saldana2002@yahoo.com.mx