Cartel de espejos

De escenarios. Primer informe de Miguel Riquelme

El alcalde de Torreón rindió cuentas de su primer año de gestión; lo hizo en tres escenarios: en la sala de Cabildo donde los regidores de oposición manifestaron su descontento y los regidores de su partido su contento,  en las instalaciones del PRI, su partido en donde todo fue loas y aplausos y donde Eduardo Olmos abrazó al “Inge” haciéndole un flaco favor  y el tercer escenario fue el  Teatro Nazas donde el espectáculo estuvo bien montado, aunque faltó la gente de peso de la sociedad.


Miguel Riquelme tomó la alcaldía de Torreón hace un año de manos de Eduardo Olmos; una alcaldía quebrada y un Torreón en casi ruinas. El “Inge” toma el mando con unas elecciones en donde Jesús de León le ganó, pero con los partidos satélites pudo obtener la presidencia y también porque los del PAN traían pleitos entre ellos  por el poder y la pagaron  perdiendo la presidencia. Así las cosas el nuevo presidente de Torreón se pone a trabajar y logra mejorar la fisonomía de la ciudad, no lo suficiente, porque falta el centro histórico de la ciudad, que es una gran mancha en nuestra historia municipal. El Simas lo pone en orden, después de que algunos consejeros le renunciaron, la recaudación sube con políticas de mano dura, aunque no para todos,  proyectos como el Centro cultural y deportivo La Esperanza  son buenas noticias, así como el parque en el lecho del río Nazas.  Este año llegaron a Torreón algunas inversiones como la empresa Yura que creará 4,000 empleos directos, pero que no son suficientes para La Laguna, sobre todo cuando las inversiones en el Estado son para Saltillo  de 10 y para Torreón 1.  Los que saben dicen que Miguel Riquelme quiere ser el próximo gobernador, sí es así tendrá que trabajar con más ahínco, quitando  a la gente de su equipo que no hace las cosas como debe, alejándose de las tentaciones como la de Construilita, faltan tres años  y vendrán más tentaciones,  tendrá que demostrar que es un hombre probo, y sólo con transparencia en la cuenta pública podrá lograr la aprobación deseada.


Una de sus metas tendrá que ser más inversión para La Laguna, a la par que  la  seguridad que todos los torreonenses deseamos.  A un año de gestión el Alcalde de Torreón recibe una calificación por parte del Barómetro Avanza México de 4.92 en una escala de 10 y de MItofsky de 6.    En la balanza el señor Riquelme trabajó duro en un Torreón en estado ruinoso, lo mejoró, pero falta y falta mucho de ahí la calificación de las encuestas.  Sí el “Inge” quiere ser gobernador tendrá que ser incluyente con la comunidad que ha hecho a un lado y seguir trabajando para sacar a Torreón del hoyo en que estamos.


mary_saldana2002@yahoo.com.mx