Cartel de espejos

De los centros históricos: México y Torreón

Don José Ezequiel Iturriaga (1912 – 2011) fue el primero en nombrar “centro histórico” al cuadro que corresponde a la fundación de la ciudad virreinal.  En otro artículo les comentaba de “la ira cívica”, otro termino que acuñó en referencia a  esa parte de México donde vivió la ciudad y que en los sesenta se encontraba en pleno deterioro.
En el libro: “José E. Iturriaga, La ca-tegoría de Centro Histórico y su rescate. Ciudad de México. Patrimonio Cultural y divertimentos” (México,  Miguel Ángel Porrúa, Cámara de diputados LXI legislatura, 2012) que contiene ensayos de: Yuriria Iturriaga, Ángeles González Gamio, José Rogelio Álvarez, Jaime Torres Bodet, Pedro Ramírez Vázquez, Justino Fernández entro otros, además el texto introductorio de José E. Iturriaga para el libro de Guillermo Tovar y de Teresa “La ciudad de los Palacios”. Los colaboradores  en este texto son intelectuales que participaron  con don José en su proyecto de rescate del centro histórico de la Ciudad de México que se antojaba  enorme, pero que significaba la recuperación de un espacio, de la arquitectura  y sobre todo de la dignidad de los mexicanos. Todos ellos  y muchos mexicanos tenían y los que sobreviven tienen  conciencia del país, de su pasado y de la premura de actuar para que México y sus hijos tengan un futuro.  Amor por la “matria” como decía don Luis González, amor por nuestro país.
Un centro sucio, lleno de ambulantes, con sus fachadas despintadas, con anuncios por doquier, con música altisonante,  con plazas llenas de basura, sin los servicios necesarios  hacen que sus habitantes piensen con toda razón que ellos como seres humanos no valen la pena. Así se encontraba  el centro de la ciudad de México cuando don José con “ira cívica” contagió a otros y empezaron a trabajar el proyecto de rescate,  pasaron muchos años, pero el centro de la ciudad de México se ha ido recuperando y vuelve a tener la dignidad del pasado.
En Torreón se ha despertado una “ira cívica”,  grupos como Moreleando, Laguna yo te quiero, asociaciones como Renacer,  Participación ciudadana  29 entre otros se han dado a la tarea de actuar para que la ciudad vuelva a recuperar su dignidad.
El alcalde de Torreón Miguel Riquelme prometió en su campaña el  mejoramiento del primer cuadro de la ciudad,  formó un consejo llamado del Centro Histórico que  todavía no presenta un plan de trabajo,  ni  propuestas para la recuperación del corazón de la ciudad.
En sus primeros 100 días Miguel Riquelme logró que la ciudad mejorara, la puntación en las encuestas sobre su actuación también subió.  Eso nos dice que la ciudadanía esta pendiente de resultados y de su gobierno.
El centro histórico de Torreón necesita de gente que tenga la conciencia del pasado y del futuro de nuestra ciudad,  que tenga amor a su terruño. El trabajo que representa un espacio que se dejó morir por mas de treinta años necesita un plan integral y concreto de regeneración arquitectónica: leyes, urbanismo,   exención de impuestos a propietarios que se adhieran al proyecto definido, reubicación de ambulantes de las calle Valdez Carrillo,  eliminación de anuncios y música altisonante, aplicación de la ley, invitación a empresas para que instalen sus corporativos en este lugar, etcétera, etcétera.
Miguel Riquelme puede pasar a la historia, sí  toma como bandera  la rehabilitación del corazón de la ciudad; con esa recuperación le regresará  la dignidad a la ciudadanía, además de mostrar a los posibles inversionistas que nuestra ciudad no  es un rancho grande,  sino una metrópoli digna de recibir a cualquier empresa.


mary_saldana2002@yahoo.com.mx