Cartel de espejos

Recuerdos y Sabores Comarca Lagunera (4)

La riqueza de la influencia extranjera y nacional en la Comarca Lagunera.  Segundo mestizaje culinario

“Todos los duelos con pan son menos”
Don Quijote de la Mancha.
 
Para finales del siglo XIX con la política económica de Porfirio Díaz  se construyen las redes ferroviarias  y se abren las puertas del país a los extranjeros, además de proporcionar exención de impuestos a empresarios. La pequeña villa  del Torreón se puebla de inmigrantes nacionales y extranjeros, desarrollándose   un auge inusitado en el comercio, importando y exportando mercancías.


Españoles, Chinos, Alemanes, Suizos, Holandeses, Franceses, Sirios, Palestinos, Libaneses, Griegos, Judíos, Italianos, Ingleses y Americanos cada una de estas etnias contribuirá a enriquecer la gastronomía lagunera y se dará un segundo mestizaje culinario.


Nuestra sencilla cocina  lagunera  se mezcla con nuevos productos: platillos árabes: jocoque, kipe, las hojas de parra; españoles como la paella, chorizos, jamones; franceses e ingleses: patés, terrinas, crepas, choux, fruit cake y galletas.  Los italianos hacen sus pininos fabricando vino, los alemanes cerveza, salchichas y pan negro;  los americanos su roast beef, hot cakes,  hot dogs y hamburguesas, los chinos aportan  su arroz frito, y al vapor, la soya germinada, el chop suey.


Los inmigrantes nacionales como los de Nuevo León nos enriquecieron  con el cabrito,  la fritada, tortillas de harina y caldillo de carne seca, los Zacatecanos con la barbacoa de borrego, asado de boda, conejo guisado, pan ranchero, cajeta, jalea, vino de membrillo y rompope,  los Durangueses con sus famosos dulces de almendra y nuez, los quesos enchilados, los parreños con sus vinos, dulces de nuez, y campechanas,  Viesca con sus dátiles y dulces de leche, sus famosos panes rosas, Cuencamé con sus gorditas de cuajada y sus asaderos  y muchos otros inmigrantes  de diferentes estados  dejaran  su impronta en esta región.


Aquella frase “de que la cultura  termina cuando comienza la carne asada” se convierte en falacia en este caso, ya que toda una  mezcla de platillos con diferentes sabores se integraran a la cocina regional enriqueciéndola, y  sí, es verdad, uno de nuestros platillos es la  carne asada y nos encanta,  pero tenemos muchos más gracias a nuestros inmigrantes extranjeros y nacionales que nos enriquecieron con sus platillos y costumbres.


En la Comarca Lagunera  y en Torreón “la perla de la Laguna”  se gesta una verdadera mezcla gastronómica que hoy en día seguimos disfrutando, a todos nuestros inmigrantes extranjeros y nacionales les  debemos este segundo mestizaje lagunero, único en nuestro país.


mary_saldana2002@yahoo.com.mx