Cartel de espejos

Recuerdos y Sabores de la Comarca Lagunera De la influencia española (I)

En el Real Club España, después Club España, la comunidad española inicia las fiestas de Covadonga, una ocasión para convivir y disfrutar españoles y mexicanos  la rica comida  como:  paella, tortilla española, tapas con chorizos, jamones, quesos y los ricos  porrones de vino tinto. Los jóvenes y niños iban vestidos con trajes típicos de las diversas regiones de España, y bailaban sus danzas folklóricas. A estas fiestas asistía toda la comunidad lagunera y  las mismas continúan  hasta la fecha. Desde el último cuarto del siglo XIX y a principios de siglo XX, los agricultores, muchos   de ellos españoles vivían en las haciendas de la región. Los fines de semana  o cada quince días venían a Torreón, Gómez o Lerdo. Sus visitas a la ciudad eran para descansar, convivir y disfrutar de una buena comida.  Los Baños de las Delicias eran una “delicia”,  los agricultores después de una pesada semana de trabajo en la tierra y sol lagunero iban a ese lugar a tomar un  baño para  relajarse y después pasar  a la  cantina con los amigos, en donde se servían jamón, queso, cerveza, vino;  era un lugar ideal para convivir, relajarse y hacer negocios. En la ciudad había las  tiendas de ultramarinos manejadas por españoles, que además de vender sus productos a los agricultores de las haciendas,  en la ciudad tenían una  buena clientela donde ofertaban:  vinos españoles y franceses,  aceite de oliva, alcaparras, aceitunas sevillanas y una excelente variedad de quesos, jamones, chorizos, sardinas enlatadas, angulas, bacalao, confituras de almendra, turrones, chocolates; la clientela podía ir y tomar una copa y le abrían algunas latas.Las Playas fue una importante tienda de ultramarinos propiedad de los hermanos Pruneda. Abrió sus puertas en   1911; se ubicaba en la avenida Hidalgo y calle Blanco,  frente al mercado Juárez.  Carlos, Gaspar, Graciano, Fermín y Benigno llegan de España a principios de siglo XX y radican en Puebla en  donde ponen una cantina La Noche Buena; con el paso de los años los hermanos Pruneda se separan,   en Puebla se queda Carlos, y llegan a  Torreón los demás en donde establecen Las Playas. Los dueños eran Graciano y su hermano Gaspar que mueren en 1918 con la influenza española, heredando a sus hermanos Fermín y Benigno que eran unos jovencitos la tienda; Benigno tenía 17 años y Fermín 19, los hermanos trabajan duro y hacen florecer la tienda. Siguiendo la tradición española del famoso aperitivo acompañado  con tapas (botana) se inicia la costumbre de ir a Las Playas y se convierte  en un lugar de encuentro y  esparcimiento para  damas y jóvenes de la comarca.En las Playas vendían   mezcal que lo traían de San Luis, Potosí en barricas y aquí se vendía al menudeo.  Los agentes viajeros de la ciudad de México llegaban a la tienda a vender sus productos:  La Madrileña, La Negrita y Domeqc; los productos españoles llegaban por Tampico y Veracruz  y a Torreón por tren. Las Playas siguió funcionando   hasta los años ochenta del pasado siglo XX  que cerró sus puertas. Otra tienda importante fue La Universal, también de ultramarinos  de don Manuel Sordo oriundo de Llanes, Asturias, se ubicaba en la avenida Hidalgo, acera norte entre las calles Zaragoza y Juan Antonio de la Fuente, la familia vivía en el segundo piso. Más tarde aparece la  Casa Arias de Fructuoso Arias y Los Viñedos de Octavio Suárez. En los siguientes capítulos hablaremos de las costumbres y restaurantes .



mary_saldana2002@yahoo.com.mx