Cartel de espejos

Recuerdos y sabores de la Comarca Lagunera De la influencia italiana (1)

En la última década del siglo XIX los italianos Antonio Bossi y Juan Pangrasi fueron de los primeros habitantes de la incipiente villa en construir una galera pequeña de adobe, más tarde llegarían otras familias italianas a trabajar en la agricultura,  especialmente en la vid.


Antonio Perelli Minitti  nace en 1882 en Barletta, Italia, su familia se había dedicado a la elaboración de vino,  así que desde niño conocía los procesos, ya que ayudaba a su padre. Se graduó en el colegio de vitivinicultura  y enología en Conegliano, Italia. En 1902  emigra  de Italia hacia  California  para  trabajar en la industria del vino. De 1910 a 1917 llega a la Comarca Lagunera  y en sociedad con Práxedes de la Peña dueño del  Rancho El Fresno del municipio de San Pedro de las Colonias siembran diversas variedades de vides. Durante la Revolución se perdieron los viñedos obligando a Antonio a regresar a California donde va a ser pionero en la elaboración de vino en el área de Delano.  Antonio fue uno de los líderes de la industria vitivinícola en California. Perelli-Minetti & Sons es  la  marca que fundó y que   sus descendientes han continuado.  


Otro italiano que dejará su marca en La Laguna es el doctor Luis  Paparelli. El historiador italiano Alberto Dollero contratado por Porfirio Díaz para escribir un libro sobre México y su economía (México al día) recorre el país visitando  las industrias, haciendas, y ciudades; cuando  llega a la Comarca Lagunera, visita  toda la región. En ese tiempo Paparelli estaba asociado con la firma de Lavín y Sucesores.


Ese año de 1909  Luis Paparelli  invita a Dollero a conocer la Compañía Vinícola de Noé, propiedad de los sucesores de Santiago Lavín y ahora en sociedad con Paparelli para la fabricación de vino. La fabrica contaba con maquinaria moderna con alambiques americanos y franceses. En la hacienda se cultivaban diferentes variedades de uva para la elaboración de  toda clase de vinos.  La empresa fue productiva hasta 1910 como lo comenta  el historiador José Palacios Medellín: “En 1905 la Compañía Productora de Vinos y Aguardientes Lavín y Paparelli, Compañía Vinícola de Noé (nombre con apellidos de la familia Lavín y del químico y especialista vitivinícola Luis Paparelli más el de la Hacienda de Noé). Para este negocio, los Lavín habían sembrado más de un millón de parras en sus viñedos y esperaban que en cuatro años más (por 1909) llegaran a los tres millones; para producir el vino, adquirieron y pusieron en funcionamiento instalaciones modernas para esa época donde utilizaban procedimientos europeos; además contaban con distribuidores de vinos en Durango, Chihuahua, Guadalajara y Zacatecas. Varias fueron las causas que propiciaron la desaparición de la empresa vitivinícola: los Lavín habían pedido un préstamo de 5 millones de francos a la Societé Francaise pour l’Industrie de Mexique, pero al estallar la Revolución en 1910, los peones abandonaron los campos y la empresa se declaró en quiebra, siendo embargada para cubrir el préstamo. Otro factor fue que el químico y especialista vitivinícola Luis Paparelli hizo amistad con los hermanos Madero, y se fue a trabajar la producción de vinos con ellos a Parras, Coahuila.”  


La presencia italiana en la región fue importante en la industria vitivinícola,  sin embargo no  hubo restaurantes italianos que ayudaran a popularizar la gastronomía italiana como las pastas, los antipastos, sus panes  o sus postres.  Continuaremos.


mary_saldana2002@yahoo.com.mx