Cartel de espejos

Enrique Peña Nieto en el 2013

Cuando Peña Nieto fue electo presidente de México, las encuestas de opinión le daban un amplio margen de aceptación, mismas que fueron decayendo a lo largo del año.  
En ese tiempo la economía en el país se estancó o no despegó, la inseguridad era la misma que en el sexenio anterior, la educación estaba tomada por un sindicato que hacía de las suyas y así en otros rubros. Sin embargo para finales  del 2013 las encuestas sobre el Presidente de México se apuntalaron a la alza. ¿Por qué?. Peña Nieto llevo a cabo reformas que  se supone llevaran a México al primer mundo.
El pacto por México, hoy en peligro de extinción  por la salida del PRD ayudó a Peña Nieto  a concretar reformas como la educativa, fiscal y  energética entre otras.   
En los 12 años que los gobiernos panistas  de Fox y Calderón gobernaron el país,  no pudieron sacar adelante reformas indispensables para el crecimiento de México y   no por su culpa, sino por la falta de apoyo de los otros partidos que bloquearon  cambios necesarios para  el país.  
Le tocaría a Enrique Peña Nieto llevar a cabo reformas indispensables para México y al Pan apoyarlo. El PRD tendrá que repensar su posición y no dejar la mesa de acuerdos en donde su presencia en indispensable,  no por su fuerza política, sino porque la izquierda debe de estar en los acuerdos.  
El  Pan de Gómez Morín fue el partido de oposición por años, pero le tocaría a  Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo ser los artífices al quebrar la hegemonía en el PRI. Manuel López Obrador, polémico, beligerante fue indispensable para los cambios estructurales en el país, desgraciadamente su misma actitud  lo aparto de las  fuerzas fácticas que podrían haberlo ayudado.
En la revista Forbes del 2013 aparecen los corruptores de México: gobernadores, presidentes de sindicatos y otros. No hay duda,  el país ha sido saqueado por ellos y por muchos otros que están en puestos de poder.  No es un secreto lo que le cuesta al país la corrupción, supera en números a la imaginación.   
Sí Enrique Peña Nieto quiere que los mexicanos sigan apoyándolo tendrá que poner fin a ese saqueo por personajes  de su mismo partido  o de aliados  que han dejado a México  con la mitad de sus habitantes en la pobreza.    
La mano dura de Peña Nieto y su equipo representan un cambio que si se sigue puede enderezar el rumbo del país, aunque lleve años, pero es el principio de poner el país en orden.  Veremos que nos depara el 2014.


mary_saldana2002@yahoo.com.mx