Cartel de espejos

Andrés Eppen y la economía regional (II)

El rancho del Torreón obtuvo el rango de villa el 25 de febrero 1883. El desarrollo inmobiliario proyectado por Andrés Eppen había dado sus frutos proporcionando  como resultado un crecimiento urbano sostenido y un aumento considerable en  población.   
 La riqueza  lagunera  que se generaba en la región por  la producción del algodón, del guayule, de los minerales que se refinaban en la metalúrgica o bien que se transportaban a otras partes por medio del ferrocarril contribuyeron que para finales del siglo XIX  la pequeña villa del Torreón fuera boyante y económicamente fuerte con empresas como la metalúrgica, la fabrica de hilados y tejidos La Fe, la Amistad entre otras y en Gómez Palacio La Jabonera, era tal el movimiento que  la villa  contaba con más de 10 bancos.  
William K. Meyers,  (Forja del progreso, crisol de la revuelta. Los orígenes de la Revolución Mexicana en la Comarca Lagunera, 1880-1911, gobierno de Coahuila-Instituto Nacional de Estudios de la Revolución Mexicana-Archivo histórico Papeles de Familia UIA-Laguna-Instituto Estatal de Documentación, Saltillo, 1997).   Comenta que “en 1883 Torreón era apenas una estación ferroviaria, entre 1880 y 1910 la población rural ascendió de 2,000 a más de 20,000 y con frecuencia aumentaba a más de 40,000 entre  julio y octubre, a causa del flujo de trabajadores que llegaban para la pizca.”  Muchos de estos trabajadores foráneos se quedaron en la región.  “Torreón, la perla de la Laguna, reflejaba su influencia extranjera. Entre 1883 y 1910 creció de cero a 40,000 mil habitantes, de los cuales más de cinco mil eran extranjeros”.
Esta  situación de prosperidad  fomentó la creación de una clase media compuesta de empleados de oficina, comerciantes, profesionistas,  burócratas, junto con operarios fabriles y trabajadores independientes;  por otra parte las condiciones de vida de las clases bajas eran mejores que en el resto de país, por ejemplo los trabajadores agrícolas disfrutaban de los más altos salarios en México.  
Andrés Eppen con visión, trabajo y un sueño logró en treinta años construir  una villa que sería con el tiempo una de la ciudades más importantes de México.    No es nostalgia es historia y es lo que deberíamos estar soñando y trabajando hoy para que Torreón y la Laguna vuelvan a tener ese lugar preponderante en nuestro país.


mary_saldana2002@yahoo.com.mx