La tolerancia, su aportación.

En nuestro país el derecho a la no discriminación se estableció en el artículo 1° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos desde el año 2001, siendo un parteaguas para realizar importantes esfuerzos en materia jurídica, institucional y social en contra de la discriminación.

La tolerancia reconoce los derechos humanos universales y la diversidad de los pueblos y sus culturas para lograr la paz en el mundo. Por ello, el principal objetivo del Día Internacional para la Tolerancia, conmemorado cada 16 de noviembre, es llegar a la reflexión y análisis sobre los problemas que causan la intolerancia, así como promover soluciones para lograr erradicarlos.

Ante los gobiernos, se han comprometido a promover el bienestar, la libertad y el progreso de las personas en el mundo, alentando el diálogo y la cooperación multicultural en el marco de la tolerancia para generar el respeto necesario en la pluralidad cultural.

Asimismo, se cuenta con la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, vigente desde 2003, que como la misma lo señala en sus disposiciones generales, tiene por objeto "prevenir y eliminar todas las formas de discriminación que se ejerzan contra cualquier persona en los términos del Artículo 1º de la Carta Magna, así como promover la igualdad de oportunidades y de trato".

De manera subsecuente, en 2004 se creó el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), que tiene actividad en toda la República Mexicana. Y tiene por objeto promover políticas y medidas que contribuyan al desarrollo cultural-social, así como avanzar en la inclusión social y garantizar el derecho a la igualdad.

De igual forma, el Estado de México se ha sumado en la toma de acciones que velen por la protección, respeto, cumplimiento y promoción del derecho a la no discriminación y a la igualdad de oportunidades.

Por ello, se cuenta con la Ley Estatal para Prevenir, Combatir y Eliminar Actos de Discriminación en el Estado de México, publicada en la Gaceta del Gobierno del Estado de México, el 17 de enero de 2007.

Más allá de todo tenemos que comprenderla como un problema que se da, como decía Norberto Bobbio, de la convivencia, ya no en cuestiones religiosas o políticas simplemente, sino entre las minorías étnicas, los homosexuales o los discapacitados por ejemplo; se trata de una variable histórica, cuya raíz ha venido conformando los caminos que hoy integran la realidad social como la conocemos.