El tiburón y el elefante.

"La idea de recrear esta figura surgió cuando llevaba a su hija pequeña al circo. Ella quería un elefante de mascota, me pedía que lo llevara a casa, lloraba. Ahí nace, lo empiezo a dibujar con la trompa hacia adentro y hacia arriba porque es de buena suerte".

Inicio con esta cita porque es una idea del amor, un vínculo entre padre e hija del maestro Andriacci, hermosa; líneas llenas de narrativa que a su vez me hacen recordar cuando mi hija de pequeña, invitó a sus compañeritos de la escuela a casa. Preocupada, advirtió que seguramente me preguntarían... Entonces vino a mí cuando empezaban a llegar y me pidió que si preguntaban, dijera que sí, que mi hija tenía un tiburón arriba, en la azotea.

Este martes inauguramos en el Senado la Muestra Pictórica del maestro Fernando Andriacci, artista plástico oaxaqueño quien con su obra trajo diversión, colorido, magia, pero sobre todo con un carga de alegría nos impregnó a todos; como un arcoíris que salía desde el vestíbulo del recinto, hasta el Patio del Federalismo, entre elefantes, libélulas y vacas con patines.

Resulta este acto ser la antesala de la conmemoración del Día Universal del Niño, establecida por la ONU. Para un niño el mundo es algo nuevo, un reto, algo que no conoce; un niño (escuchaba hace poco) es un vaso vacío con infinitas posibilidades, sin límites para crecer y desenvolverse; de nosotros adultos depende el hacerlos creer en este mundo, en su bondad y en su capacidad para lograr aquello que sueñan, imaginan y pintan.

Estoy convencida del arte como pilar fundamental en la educación de nuestros niños y jóvenes, ya que es parte de los cimientos para el desarrollo de la sensibilidad y la capacidad creativa, que hoy requiere nuestra sociedad.

Proteger y procurar a nuestros niños, por supuesto empieza en casa, en un hogar sin violencia, de sanas relaciones entre padres, hijos y hermanos.

En ello, estamos todos como sociedad; celebro que, por su parte, el Estado de México también se ha comprometido a realizar acciones por la infancia, por lo cual instaló el Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes de esta entidad, que tiene por objeto integrar a los distintos sectores público, social y privado, en la definición, conceptualización, formación e instrumentación de políticas públicas para la garantía y protección integral de sus derechos.

Hoy más que nunca, protejamos nuestra niñez, nuestra riqueza cultural, nuestra soberanía y orgullo como el gran Pueblo Mexicano que somos.