Ni una muerte más

La morbilidad y mortalidad materna es un grave problema de salud pública que ha sido destacado tanto en los Objetivos del Milenio como en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En México, las muertes maternas derivadas de complicaciones en el embarazo, parto o puerperio, han disminuido; en 1990, se contabilizaban 2 mil 156 muertes maternas y gracias a las acciones coordinadas entre los distintos sectores de la población, para 2013 el número se redujo a 861; sin embargo, este número aún continúa siendo alto y nos obliga a seguir trabajando hasta reducirlo a cero.

Ni una más, ninguna muerte más, ninguna mujer debe morir a causa de dar vida.

Desde el Estado de México hemos incubado grandes aportaciones a la salud materna, siendo pioneros en la instauración de un curso y posteriormente una especialidad en Medicina Crítica en Obstetricia, avalada por la Universidad Autónoma del Estado de México y el Hospital de Ginecología y Obstetricia del Instituto Materno-Infantil del Estado de México.

Desde 2002 se inició en el Instituto de Salud del Estado de México la política de "cero rechazo" en urgencias, para no rechazar a ninguna mujer embarazada que presentara una emergencia obstétrica.

De igual forma, se implementó el Triage Obstétrico como protocolo para clasificar la situación de las mujeres que requieren atención, reduciendo el tiempo de espera y la identificación de urgencias.

Aunado a lo anterior también se implementó el Código Mater como estrategia hospitalaria de atención multidisciplinaria de la urgencia obstétrica y de manera innovadora se impulsó un Modelo de Enfermería Obstétrica y Perinatal para el Estado de México, aplicado desde 2008 que integró a las políticas de salud la intervención de personal de enfermería capacitado en embarazo, parto y puerperio, para poder garantizar una alternativa confiable y muy rentable en la atención de la salud materna que asegurara las mejores prácticas interpersonales y de respeto a la interculturalidad de la sociedad plural en la entidad.

Derivado de lo anterior, el pasado martes en el Senado de la República realizamos el foro "Código Mater: Medicina Crítica en Atención en Obstétrica, en cuyo marco presenté una iniciativa para establecer en la Ley General de Salud, la promoción de las especialidades y cursos en materia de Medicina Crítica Obstetricia y una Proposición con Punto de Acuerdo para que el Senado reconozca la labor que desde el Estado de México, las instituciones de salud, académicas y el gobierno, han realizado en favor de las mujeres, destacando sus aportaciones en materia de Medicina Crítica en Obstetricia y en la protección constante e innovadora de la salud materna.