Y la escuela ¡qué?

El pasado martes el Senado recibió el informe 2013 del INEE titulado "El derecho a una educación de calidad en México"; el documento presenta una serie de datos sobre la situación actual del acceso, las condiciones de la oferta educativa y el aprendizaje alcanzado por los alumnos.

E incluso, plantea una serie de recomendaciones que buscan orientar el mejoramiento en la calidad y equidad en la educación. Y aunque ahora la población cuenta con la secundaria como promedio de escolaridad, es casi universal el acceso para niños de cinco a 12 años; sin embargo, la inequidad en la educación se presenta como el principal problema del Sistema Educativo Nacional.

Al respecto la recomendación es revertir la tendencia del gasto público y de la innovación educativa a favor de los que más lo necesitan, evitando sobre todo las soluciones homogéneas.

En todos los niveles de educación básica –según el informe- tres de cada cuatro alumnos logran por lo menos, alcanzar el nivel básico de aprendizaje. Pero, las desigualdades que comienzan en el nivel preescolar lamentablemente logran acompañar al alumno a lo largo de toda su trayectoria en la escuela.

Un segundo nodo en el contexto es la población indígena, en principio por ser el sector menos favorecido por el sistema educativo y, por la discriminación étnica. Aquí, la recomendación se basa en el reconocimiento a sus respectivas culturas y lenguas, propiciando una educación bilingüista entre su lengua natal y el español.

Además, se enfatiza necesaria y urgente la asignación de recursos para la gestión, docentes especializados itinerantes y asesoría pedagógica intensiva y frecuente.

El tercer nodo es concretamente el nivel preescolar, debido a que no se asegura un piso común de aprendizaje, se cree que pueda convenir la obligatoriedad de la forma escolarizada del primer grado de preescolar y ampliar el horario de éste.

Otro nodo que obstaculiza severamente la escolaridad y el aprendizaje es el trabajo infantil, que en parte, se busca disuadir mediante escuelas de tiempo completo y becas para compensar el costo que implica acudir a la escuela.

Finalmente, la deserción es el quinto nodo que afecta a 20 por ciento de una generación de secundaria a 40 del nivel medio superior.

Con esta evaluación el INEE busca plantear la reflexión de que el Estado deberá garantizar la calidad en la educación obligatoria; sin embargo, este derecho no se satisface con el mero acceso a ésta, se busca que sobre todo que sea de calidad.