Más allá de vicisitudes de los conflictos

A la expectativa de un periodo extraordinario y en vísperas de un ejercicio democrático, concluyó el segundo periodo ordinario de sesiones del primer año de la LXIII Legislatura, un tiempo en el que cabe destacar la dirección y el liderazgo del presidente Roberto Gil Zuarth, quien supo asumir el rol institucional representando formidablemente a la casa del federalismo.

Y aunque ya se avanza en los temas pendientes en la Comisión Permanente, como bien se dijo "más allá de las vicisitudes de los conflictos", debo destacar que este periodo fue enmarcado por uno de los debates más solicitados a nivel nacional, en la casa del federalismo discutimos durante 11 mesas de trabajo las alternativas de regulación en torno a la mariguana desde un enfoque medicinal y de la salud.

El debate iniciado en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y atendido, en un pleno ejercicio de la división de poderes, por el Ejecutivo y el Legislativo federal, ha dejado atrás viejos paradigmas respecto al problema de las drogas en nuestro país.

Es claro que el tema se deberá normar desde una perspectiva de derechos humanos que busque ante todo la protección de la salud, la no criminalización de los consumidores, la prevención y el cuidado de los grupos más vulnerables.

Paralelamente, desde la Comisión de Vivienda impulsamos reformas en favor de la clase trabajadora y de los grupos más vulnerables, como la reciente aprobación de la desindexación del salario mínimo de los créditos Infonavit, por ejemplo.

Sabemos que el gobierno federal ha trabajado mucho en pro de la equidad y la igualdad de género; sin embargo, las cuestiones programáticas en reiteradas ocasiones carecen de la permanencia y estabilidad a largo plazo de la norma.

De ahí destaca la iniciativa que presentamos junto con varias compañeras senadoras sobre la inclusión de la perspectiva de género a la Ley de Vivienda y también, la consolidación de acciones afirmativas en favor de las madres jefas de familia, a quienes era necesario incluir dentro de la Ley en atención a Tratados Internacionales para dar continuidad y seguridad jurídica a las medidas gubernamentales hasta en tanto no sea erradicada por completo la desigualdad.

Este año legislativo aún no ha terminado; sin duda quedan temas en el tintero, mismos que estará abordándonse en los días posteriores, por lo que seguimos trabajando para lograr el consenso y la plena representación de los intereses de la ciudadanía.