NiNi: su construcción social

El acrónimo NiNi es un término acuñado para caracterizar al segmento joven de una sociedad que ni estudia ni trabaja, éste ha circulado con gran éxito en los medios de comunicación y en la opinión pública tanto de México como de otros países.

Tomado de forma literal, el término NiNi pareciera sugerir que, más allá del mercado laboral y del proceso de preparación educativa para insertarse en éste, no existe para las y los jóvenes otro ámbito de actividad que valiera la pena ser considerado.

El informe "Panorama de la Educación 2013" de la OCDE, revela que en México 24.7 por ciento de las y los jóvenes de 15 a 29 años durante el año 2011, declararon que ni estudiaban ni trabajaban, porcentaje que representa alrededor de 7 millones de las y los jóvenes mexicanos con escasas perspectivas para desarrollarse plenamente y alcanzar un nivel de vida digno.

Sin embargo, más allá de la pérdida de recursos tanto humanos como económicos que la alarmante cifra de 7 millones de jóvenes en esa condición representa para el país, resulta muy preocupante que este segmento de la población esté siendo estigmatizado y que la sociedad crea que si los jóvenes ni estudian ni trabajan, es por voluntad propia y no por fallas estructurales en cuanto se refiere a las políticas públicas dirigidas a la juventud.

Pero, precisamente porque el lenguaje es una construcción social, está en nosotros mismos erradicar de nuestro vocabulario términos o palabras que puedan resultar lesivas para alguna persona o grupo social determinado, como es el caso del acrónimo NiNi.

No se trata de ocultar un tema lamentable, pues la falta de oportunidades de la que adolecen las y los jóvenes en nuestro país para desarrollarse plenamente es una realidad que está a la vista de todos y que ha sido reconocida cabalmente por el Gobierno de la República, que ya ha impulsado medidas para disminuir la deserción escolar y fomentar el empleo juvenil, en el fondo, se trata de erradicar cualquier tipo de práctica discriminatoria de nuestra sociedad.

Por ello, desde el Senado de la República hemos exhortado a las entidades públicas de los tres niveles de gobierno, abstenerse de usar el término NiNi, así como al titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, promover entre la sociedad una campaña encaminada a erradicar el uso de lenguaje discriminatorio hacia la juventud del país, como un mecanismo para garantizar la dignidad humana y el reconocimiento de los derechos humanos de este sector de la población.