Mujeres, la voz del mundo CSW 60

Coadyuvar al trabajo que realizan la Unión Interparlamentaria (UIP) y ONU Mujeres en cuanto a la promoción y protección de los derechos humanos de las mujeres, y por supuesto el intercambio de experiencias y opiniones con otros parlamentarios, son los objetivos de los miembros de la delegación mexicana que asistimos desde el 14 y hasta este 24 de marzo al 60º periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer en Nueva York (CSW60).

La trascendencia de esta reunión mundial tiene que ver con el apoyo a los parlamentos para modificar las leyes discriminatorias y a reforzar sus capacidad para eliminar la violencia contra la mujer. Este año, el tema principal es denominado "El Empoderamiento de la Mujer y su Vínculo con el Desarrollo Sostenible".

Y es que la presencia de mujeres en los parlamentos no es suficiente en cuanto a los avances para la igualdad de género, más bien se trata –de acuerdo a las consideraciones de la UIP– de una cuestión de sensibilidad y conciencia de género del parlamento traducidas en políticas e infraestructura.

En México avanzamos en ese camino, con la firma de convenio establecido entre la SER y el INMUJERES se vienen impulsando acciones en materia de equidad de género, así como la no discriminación, no violencia, igualdad de oportunidades e incluso nuestra presencia como mujeres hoy en el CSW60 permite que pongamos la situación actual de la mujer mexicana como relieve en el marco internacional.

Es por ello que he insistido en que la situación actual de las mujeres dentro de la política es muy difícil, de poco reconocimiento y creo que debemos creer más en nuestro papel, exigir los espacios porque no debemos estar detrás de alguien que esté en el poder y de esta manera, aportar un matiz y una sensibilidad apropiadas en las políticas públicas; hacer realidad la inclusión y del desarrollo de la mujer.

En el Senado mexicano, desde octubre de 2014, se cuenta con una Unidad de Género y su misión, en parte, es dar cumplimiento precisamente a los mandatos nacionales e internacionales en cuanto a igualdad de género. Para alcanzar esa igualdad, y en términos de sostenibilidad, se busca que a través de la transversalización e institucionalización de la perspectiva de género se aterrice en una cultura organizacional y en los propios procesos del sistema legislativo.

Desde aquí, en la Sede de la Organización de las Naciones Unidas ONU, hago votos para que para la suma de todas estas voces, en este foro, tenga eco en cada región y cada país a fin de que cada vez más mujeres y niñas tengan mejores posibilidades de desarrollo. Pero sobre todo garantías a su dignidad como mujeres.