Matrimonio, mayores de 18

En el Proyecto de Decreto de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes aprobado por el Senado de la República y publicado en el Diario Oficial de la Federación el pasado 4 de diciembre, especifica en el artículo 45 que las leyes federales y de las entidades federativas, en el ámbito de sus respectivas competencias, establecerán como edad mínima para contraer matrimonio los 18 años, con lo cual el espíritu de la propuesta de origen adopta un carácter obligatorio.

Y en este sentido fue puesto a consideración ante El Pleno de la Cámara Alta del Congreso de la unión, un exhorto a las entidades federativas, que todavía permiten contraer matrimonio a menores de edad, a que reformen su legislación en materia familiar y establezcan como requisito, que ambos contrayentes tengan 18 años de edad cumplidos para garantizar así el sano desarrollo de las personas.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), derivada del Censo de Población y Vivienda 2010, en México, el 43.9 por ciento de la población de 15 años y más está casada. Asimismo, expresa que en el documento "Estadística de matrimonios y divorcios 2010", a nivel nacional se tienen registrados 568,632 matrimonios, de los cuales 100 corresponden a menores de 15 años y 53 mil 590 a contrayentes de entre los 15 y 19 años de edad.

Ante esta situación, es necesario destacar que el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) considera que el matrimonio infantil viola los derechos humanos, independientemente de si la persona involucrada es un niño o una niña, ya que se trata de la forma más generalizada de abuso sexual y explotación del menor.

Por su parte, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), considera que el matrimonio a una edad temprana deniega a las niñas en su infancia, interrumpe su educación, limita sus oportunidades, aumenta el riesgo de violencia y abuso, pone en peligro su salud y, por lo tanto, constituye un obstáculo para la consecución de casi todos los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el desarrollo saludable de las comunidades.

Por ello, la recomendación a los Estados Parte, en colaboración con la sociedad civil y la comunidad internacional, es tomar medidas urgentes para aumentar en sus respectivas legislaciones que la edad mínima para contraer matrimonio es a los 18 años y concienciar a la opinión pública sobre el matrimonio en la infancia como una violación de los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes.