Imaginar ciudad, pensar en vivienda

Ayer, en el XXVII Encuentro Nacional de Vivienda de la CANADEVI, se dejó sentir que el ánimo del sector de la vivienda sigue en el mismo rumbo que la visión del gobierno federal y los ejes planteados en la Política Nacional de Vivienda.

Lo relevante de estos foros resulta del análisis y discusión de las experiencias internacionales en materia de vivienda, para nuestro país principalmente, con miras a controlar la expansión de las manchas urbanas y, como se ha insistido, para transitar hacia la vivienda digna y sustentable.

No podemos dejar de lado que una parte importante de nuestra economía esta basada en la producción de vivienda nueva; sin embargo, estos ejercicios en los que todos los actores del sector se involucran y aportan ideas, nos permiten plantear la trascendencia de usar la existente, por ejemplo, ante un problema creciente que es la abandonada.

Nos tenemos que preocupar, sí por los números y las estadísticas, pero más aún por las personas, mexicanos que tienen derecho a vivir bien.

De ahí que el trabajo legislativo busca articular un marco jurídico que pueda potenciar y dar certeza, tanto al desarrollo como al acceso a la vivienda digna. Establecer y definir la concurrencia de los tres órdenes de gobierno para establecer el marco jurídico que obligue el orden territorial, pero también a la aplicación de políticas públicas que tengan visión a largo plazo.

Que la aportación al sector desde el ámbito legislativo sea la de sumar las experiencias e integrarlas, para ponerle dientes a una ley de certeza y sea, sobre todo incluyente.

Incluyente me refiero a personas o trabajadores que, por ejemplo, son operadores de transporte público, que tienen un ingreso fijo y pueden demostrarlo o que tienen un sistema de ahorro y esto les permite acceder a un crédito para vivienda.

El reto está en conformar un sistema de financiamiento, una respuesta para este porcentaje de trabajadores y paralelamente, incluir en esta ley que se está conformando a las personas que están en pobreza extrema, pero que pueden tener acceso a una vivienda.

Igualmente los jóvenes, quienes en su necesidad de salir de sus lugares de origen para continuar con sus estudios, se ven en la necesidad de rentar vivienda.

Los desafíos son diversos pero al contemplarlos y considerarlos vendrán a conformar una ley sólida que ponga las bases del futuro de la vivienda en México, como un sector verdaderamente aliado del crecimiento económico del país.M