¿¡Empoderamiento!?

El tema de género en el contexto actual es un tema de todos, no solo se trata de un tema feminista. El crecimiento, la transformación y el movimiento en todos los ámbitos se debe en gran medida al empoderamiento y las circunstancias de la mujer actual.

La palabra "Empoderamiento" es un término que surgió en 1995 en la Conferencia Mundial de Mujeres en Beijín, China, para referirse al aumento de la participación de las mujeres en los procesos de la toma de decisiones y acceso al poder, pero también, quiere hacer referencia a la toma de conciencia del poder que individual y en conjunto ostentan las mujeres.

En datos duros, es interesante resaltar que las mujeres mexicanas estamos moviendo al país. Y vamos a ver cómo. El 70 por ciento de las ganancias de una mujer las destinan a su comunidad; 99 por ciento de las mujeres que solicitan un préstamo para invertir en su propia empresa, salda su deuda de manera íntegra.

Si bien la incorporación de las mujeres a la actividad económica nacional ha crecido en los últimos 30 años y es consecuencia de los procesos de reestructuración y modernización de la economía mexicana, también constituye una estrategia generadora de mayores ingresos para mejorar el nivel de vida de familias mexicanas.

Pero, por otro lado, México pierde 17 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) por falta de la participación de la mujer en la economía. Y los países que de aquí a 2030 requieran mantenerse en un ritmo de crecimiento constante, deberán apostar por la inclusión del sector femenino en el mercado laboral.

También, resulta muy grato considerar que la Cámara Alta del Congreso de la Unión, es la que mayor participación de mujeres ha tenido a lo largo de la historia. De los 128 senadores, 44 somos mujeres, es decir, 15.36 por ciento. También hemos sido las más productivas pues hemos presentado 43.7 por ciento del total de las iniciativas.

Si bien es cierto que es un número alentador, no debemos quedarnos ahí, tenemos el compromiso de ser las mujeres que inspiren a más mujeres para seguir conquistando espacios en la toma de decisiones y por qué no, inspirar también a los hombres a que se sumen a la causa y nos ayuden a abrir y respetar estos espacios.

Es tiempo de involucrarnos, y movernos para construir economías más fuertes, colaborar con desarrollo, la sostenibilidad, y mejorar la calidad de vida de las mujeres, los hombres, las familias y las comunidades. Es tiempo del "empoderamiento" de la mujer en México y también con esto contribuimos en gran medida al pacto mundial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que busca examinar las políticas públicas o la creación de nuevas que promuevan este empoderamiento.