Diversidad cultural

A propósito del Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo, en el Segundo Foro Económico "África: El Continente del Futuro", se realizaron una serie de actividades y mesas de análisis sobre las políticas y mecanismos de diversificación comercial entre México y África.

En México, el Senado de la República trabaja en el marco de un pluralismo político para contar con leyes integrales que permitan dar solución y respuesta a las demandas de la ciudadanía.

Las recientes reformas estructurales aprobadas por el Congreso mexicano buscan generar más empleo, mayores inversiones, más infraestructura para el país, pero, especialmente, que todo esto se traduzca en bienestar para los mexicanos.

Estamos ante un proceso de estructuración de leyes secundarias que precisarán el alcance de las reformas constitucionales como la de telecomunicaciones, fiscal, educativa, energética, entre otras.

En una economía globalizada, los intercambios económicos y los flujos comerciales desempeñan un papel fundamental para el crecimiento y la generación de empleos. Nuestros jóvenes, tanto en África como en México, requieren de oportunidades de desarrollo, lo que solamente un empleo bien remunerado puede ofrecer.

Parte del discurso de la ONU respecto de la conmemoración de este día va justamente en este sentido, a desarrollar educación y competencias interculturales entre los jóvenes, de tal suerte que se estimule la diversidad de nuestras lenguas, culturas y religiones, entre otros ámbitos, y así promover el cambio.

Los desafíos de este siglo requieren soluciones conjuntas ya que muchos de ellos sobrepasan nuestras fronteras. Es por ello, que requerimos mayor comunicación y coordinación entre países y regiones.

Foros como éste resultan relevantes en el entendido de que se generan ideas y contenidos específicos ante una relación que va más allá de una mera vinculación económica; tenemos que enfocar esta intención desde una perspectiva de cooperación multilateral ante los desafíos que marcan las agendas medio ambiental, de salud, energía, educación, gobernabilidad y por supuesto, la del ejercicio parlamentario.

El propósito es cultivar un acercamiento cordial y conocer principalmente las oportunidades como los desafíos y alcances entre África y México, donde la propia diversidad social y étnica sea la riqueza del ejercicio democrático.