Diabetes, el talón de Aquiles

Este año, con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Salud, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) pone especial atención a la diabetes, toda vez que esta enfermedad aumenta rápidamente en muchos países, principalmente en los de ingresos bajos y medianos.

Ante este escenario, se prevé que la diabetes ocupe, a nivel mundial, la séptima causa de mortalidad para 2030. Tan solo en 2012 ha sido la causa de más de 1,5 millones de defunciones.

Sin embargo, el objetivo de este día tiene que ver con la gran capacidad de revertir esta problemática mediante estrategias de prevención, principalmente para los casos de la diabetes tipo dos (que representan el 90 por ciento), enfocándose en el fomento de los buenos hábitos alimenticios, realizar actividades físicas periódicas y mantener un peso apropiado.

En el panorama nacional, la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012 (ENSANUT 2012) indica que el 9.17% de los adultos ha recibido un diagnóstico de diabetes, con resultados heterogéneos entre estados: de 5.6% en Chiapas a 12.3% en el Distrito Federal.

Del total de personas con diabetes mellitus, 46.95% reportó también diagnóstico de hipertensión, 4.47% antecedente de infarto del corazón y 54.46%, antecedentes familiares de diabetes. De los adolescentes, 0.68% ha sido ya diagnosticado con diabetes. Con estas cifras, México ocupa el primer lugar de los países de la OCDE en la prevalencia de diabetes mellitus en la población de entre 20 y 79 años.

En consecuencia, la gravedad de la epidemia de diabetes, así como el hecho de que se trata de una enfermedad prevenible, se llama a fortalecer las estrategias para hacerle frente. El impacto que tiene sobre la calidad de vida de las personas que la padecen la convierte en un área prioritaria para el sector salud; lamentablemente ha crecido convirtiéndose en un talón de Aquiles tanto para las familias de los pacientes, como del propio Sistema de Salud.

Ahora bien, aunque es cierto que se han hecho grandes esfuerzos, la prevalencia de la diabetes en México sigue siendo alta, de modo que es necesario reforzar las acciones de prevención y atención, contenidas en la Estrategia Nacional para la Prevención y el Control del Sobrepeso, la Obesidad y la Diabetes.

Por ello, en el marco de este día y desde El Pleno del Senado haremos un llamado de concienciación a la sociedad civil y en particular un exhorto respetuoso a la Secretaría de Salud a fin de fortalecer la implementación de dicho instrumento, así como al fortalecimiento de las campañas de prevención en todo el territorio nacional.