Ciudades verdes

Cada 31 de octubre se celebra el Día Mundial de las Ciudades. Esta fecha fue designada por la Asamblea General de la ONU, con el objetivo de concientizar a todas las naciones, organizaciones internacionales y de la sociedad civil, que la urbanización ha sido un importante motor de desarrollo y reducción de la pobreza.

Recientemente, la Conferencia Hábitat III se llevó a cabo, por primera vez, en una ciudad latinoamericana: Quito, Ecuador, entre el 17 y 20 de octubre de 2016, cuyo objeto fue discutir, tomar resoluciones y establecer compromisos hacia una agenda urbana sostenible a nivel global, la cual está estrechamente relacionada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030.

Se buscó asegurar el compromiso político de todas las naciones para conseguir el desarrollo urbano sostenible y se estableció una Nueva Agenda Urbana para el siglo XXI.

Este documento está orientado a las acciones y planteamiento de estándares globales para el desarrollo urbano sustentable. El contenido del documento gira en torno a tres "compromisos transformadores para el desarrollo urbano sostenible", contempla: Luchar contra la pobreza sin olvidar a nadie, Prosperidad urbana y oportunidades para todos, y Ciudades y asentamientos humanos ecológicos y resilientes.

Sin embargo, cabe destacar que en diversos puntos de la Nueva Agenda Urbana se hace referencia a la importancia de los espacios verdes en las ciudades desde su impacto positivo en la salud y el bienestar. Proporcionan servicios de ecosistemas que van desde la mitigación y la adaptación del cambio climático hasta contribuciones con el agua y la seguridad alimentaria.

Además de ser lugares donde las personas pueden disfrutar del tiempo libre, la presencia suficiente de plazas, jardines y parques ayuda a construir una ciudad bien balanceada donde los espacios naturales mitigan los efectos de la edificación excesiva y de la contaminación.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las ciudades deben disponer como mínimo, de entre 10 y 15 metros cuadrados de área verde por habitante, distribuidos equitativamente en relación a la densidad de población. Es aconsejable que esta relación alcance valores entre 15 y 20 metros cuadrados de zona verde útil.

Por ello, hoy El Pleno del Senado estaremos presentando un Punto de Acuerdo que exhorta respetuosamente a la SEDATU y a los gobiernos de las 32 entidades federativas, a impulsar acciones para implementar la Nueva Agenda Urbana y promover la adecuada distribución de áreas verdes en zonas urbanas.