La Caja de Pandora

Cuenta la mitología que a la bella Pandora le fue encargada una vasija que contenía innumerables males para la humanidad; abrirla desataría dolores, enfermedades y miserias para todos los hombres. Aun conociendo las consecuencias de sus actos, Pandora no contuvo sus ganas de asomarse al interior, por lo que abrió tan solo una rendija para observar y, cuando lo hizo ese pequeño resquicio abierto, dio la oportunidad para que los males que contenía abrieran por completo la tapa y se esparcieran por el mundo, quedando solo la esperanza dentro.

En la primera sala de la SCJN se presentará un proyecto de sentencia que ampara a los quejosos para obtener una autorización de la COFEPRIS que les permita sembrar, cultivar, cosechar, preparar, poseer, transportar y consumir marihuana.

Fundamentado en el derecho al libre desarrollo de la personalidad, la voluntad personal se vuelve el mayor límite que tiene el Estado para proteger la salud pública.

El ministro Zaldívar concluye que los daños a la salud causados por el consumo de dicha sustancia no son tan graves y, por lo tanto, la prohibición sobre la marihuana es desproporcionada e innecesaria, siendo que puede emplearse una medida alternativa similar a la del tabaco o el alcohol.

Hay una gran omisión, el proyecto olvida el artículo 12 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que obliga a los Estados parte a brindar a las personas el más alto nivel posible de salud física y mental, esto comprende medidas de carácter legislativo, administrativo, presupuestario, judicial o de otra índole que den plena efectividad al derecho a la salud.

La medida alterna propuesta en el proyecto probablemente no es la idónea, ya que de ningún modo salvaguarda el más alto nivel posible de salud física y mental del gobernado, pues el consumo de marihuana implica necesariamente, como lo señala en la misma sentencia, un daño a la salud.

Sin profundizar en el grave problema de salud pública que implica la legalización de la marihuana, el Estado mexicano siempre debe actuar para no permitir el daño, incluso voluntario, a la salud pública y personal.

El reino de la voluntad personal parece justificar el suicidio o la eutanasia, como el proyecto lo retoma "cada ser humano es el mejor juez de sus propios intereses".

Tal vez hoy no sepamos que hay dentro de la caja, pero abrir un pequeño resquicio puede ser el inicio para que como a Pandora, nuestra vasija se abra por completo y salgan los horrores y miserias que contiene.

Esperanza, es lo único que nos quedará.