Autismo, acciones para la inclusión

De acuerdo al estudio "La inclusión de Niños y niñas con trastorno del espectro autista en las escuelas en la Ciudad de México", UNICEF 2012; en el país la prevalencia del diagnóstico de personas con autismo no es clara; sin embargo, se estima que hay 6 mil casos de niños y niñas con este síndrome.

Asimismo, diversas investigaciones calculan que solo 426 niños han sido integrados a la sociedad de un total de 37 mil niños mexicanos con este padecimiento.
El autismo resulta ser un trastorno crónico en el desarrollo que persiste a lo largo de la vida y puede hacerse evidente durante los primeros 30 meses de vida, dando a lugar diferentes grados de alteración del lenguaje y la comunicación, de las competencias sociales y de la imaginación.

Ocurre aproximadamente en 1 de cada 500 nacimientos y es cuatro veces más común en niños que en niñas. Pero aunque este problema de salud ha atraído la atención a nivel internacional, la inclusión de los niños con autismo llega a ser más complicada con respecto a menores que tienen necesidades educativas especiales.

También pueden llegar a presentar hipersensibilidad o hiposensibilidad a los estímulos sensoriales, lo que los enfrenta a retos mayores, comparados con niños que viven con otros tipos de discapacidades.

En razón de la conmemoración del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo que establece la ONU, cada 2 de abril, es imprescindible ir a la acción en cuanto a la inclusión de quienes viven con esta enfermedad; su educación oportuna y temprana, así como el empleo en la vida adulta, van en este sentido.

Por lo que en eco de los esfuerzos internacionales he propuesto desde el Senado de la República un exhorto respetuoso al Ejecutivo Federal para que sea declarado en nuestro país al "2 de abril Día Nacional de la integración de la personas con Autismo".

En la medida en que exista una intervención pedagógica oportuna y precoz en los niños, podrán gozar de un desarrollo considerable. En el caso de los adultos, lo ideal es disponer de una vivienda adaptada y ocupación cotidiana como el empleo.

Por lo que igualmente, en dicho exhorto, se plantea a la Secretaría de Salud para que en coordinación con las secretarias de Educación Pública y de Desarrollo Social a nivel federal, sean generadas estrategias de inclusión para niños y niñas con autismo, tanto en las instituciones educativas como en la sociedad en general, cuyo objetivo sea equilibrar las condiciones de vida de estas personas y de empoderar sus derechos humanos.