Agenda legislativa en vivienda

El trabajo legislativo en materia de vivienda desde el Senado de la República, ha sido muy puntual en recoger el espíritu humano y familiar que implica una casa, un hogar más allá de la construcción.

El tema de vivienda resulta ser un tanto complejo porque en la actualidad va más allá de un techo y unas paredes donde pueda resguardarse una familia; el suelo, la zona geográfica y el clima, los servicios públicos, los materiales con los que se fabrican, entre muchos otros factores, hacen posible que ésta cumpla también con las necesidades de tranquilidad, desarrollo y armonía.

Es por eso que resulta muy satisfactorio que el Gobierno de la República, comprometido con los objetivos trazados y planteados en la Política Nacional de Vivienda, no solo recoja el espíritu del trabajo de esta LXII Legislatura en materia de vivienda, sino que las esté instrumentando y generando ese bienestar de facto que se busca entre las familias mexicanas.

Pero además, que fomenta e incentiva la participación de los sectores público, social y privado, en la atención de las necesidades de créditos y facilidades diversas, para que la población en situación de pobreza, marginación o vulnerabilidad pueda acceder a una vivienda que mejore sus niveles de vida.

Por ello, nuestro trabajo legislativo busca consolidar y garantizar en una Ley General que parta del esquema concurrente y redistribuya, defina de manera integral, consciente y realista las competencias de la Federación las entidades federativas y los municipios.

Una ley que implique un nuevo ordenamiento jurídico integral, que interrelacione los diversos ordenamientos normativos vinculados con la materia, acordes con el desarrollo sustentable, las proyecciones de movilidad y el uso inteligente del suelo.

De esta manera no solo se tomará en cuenta el aspecto social del problema, sino que se podrá convertir en una verdadera política incluyente que aborde los desafíos de manera extensiva, sin descuidar importantes aspectos de las políticas de vivienda.

Es necesario adoptar nuevas formas de organización para poder hacer frente a los diferentes retos que surgen día con día.

Requerimos concentrar los esfuerzos de los distintos sectores y enriquecer los juicios y decisiones de nuestros órganos directivos, con los conocimientos técnicos de especialistas en vivienda, que contribuyan a la adecuada planeación y ejecución de los programas de la materia.