Adaptación en el sector de vivienda

En la entrega del Premio Nacional de Vivienda, el presidente Enrique Peña Nieto enfatizó que para este sector en 2013, el principal reto fue adaptarse a una transformación de fondo al modelo de desarrollo habitacional, cuyo objetivo está en que las viviendas se construyan cerca de los centros de trabajo y cuenten con mejores servicios.

Estas premisas han guiado los esfuerzos de todos los actores, cámaras, órganos legislativos e instancias involucradas; pese a que 2013  fue complicado, su cierre dejó ver un proceso positivo de adaptación en el sector.

En este acto, el presidente de la CANADEVI dijo que en el primer aniversario de la nueva Política de Desarrollo Urbano y Vivienda se están construyendo los cimientos para enfrentar la demanda de vivienda de los próximo 20 años.

El aplauso al respecto, va en el sentido de que por primera vez que está dandouna absoluta coordinación y conciliación que, de hecho, está redundando en objetivos claros que sólo tienen que ver con ejecutar principios fundamentales, planteando, por ejemplo de inicio, una plena concordancia entre los diferentes niveles de gobierno.

La coordinación encabezada por el presidente Peña en el sector de la vivienda ha venido a dar certeza en el desarrollo regional y urbano que se vive en el territorio nacional, ante un diagnóstico franco de crisis que, de no ser en este momento, más adelante vendrá a comprometer seriamente otros rubros más sensibles aún.

En este evento también se mencionó la parte sensible de la vivienda, donde más allá de la mera construcción de casas, se busca la construcción de hogares, de familias, de construir nación. Premisas con las que desde la Comisión de Vivienda de Senado de la República hemos trabajado para que más mexicanos ejerzan su derecho a una vivienda digna y decorosa, como lo mandata nuestra Constitución.

De entre las medidas pronunciadas por el Presidente, está la ampliación del universo de beneficiarios a subsidio para la vivienda, ya no sólo los trabajadores que ganan menos de dos salarios mínimos podrán tener acceso a éste, sino también los que ganan menos de cinco.

Definitivamente, éste es el rumbo, que las acciones de vivienda se encaminen no sólo a elevar la calidad de vida de las familias mexicanas; también, a consolidar la articulación del sector, privilegiando el ordenamiento territorial y urbano que debe ser, efectivamente, fuente de crecimiento y desarrollo para todo el país con ciudades más justas, eficientes, sustentables y competitivas.