La sociedad civil se organiza con iniciativas legislativas

Ciudadanos de diferentes corrientes de opinión, la mayoría ajenos a partidos políticos, están presionando al Poder Legislativo Federal para que atienda sus requerimientos de reformas que consideran influirán en el futuro del quehacer de los representantes populares. El derecho que defienden ante el Senado es el de la iniciativa ciudadana para que dictaminen en favor de una serie de propuestas de reforma constitucional, con la cual tendría vigencia ese  derecho hasta ahora vedado.

Respaldan este movimiento más de 166 mil personas, representados por diputados locales, quienes han solicitado al Senado que no paralicen su propuesta, haciendo notar que los miembros del Congreso de la Unión a la fecha no han aprobado leyes que les  afecten tendiendo a excluirse de las regulaciones legales que les impacten a ellos y a otros niveles de gobierno e instituciones federales.  Por el contrario, esos legisladores aprueban con celeridad toda iniciativa que les conviene, como sus sueldos y prebendas, la exclusión de auditorías  y la posibilidad de no ser sujetos de la Ley Anticorrupción.

Los representantes del grupo ciudadano presentaron  la iniciativa para crear la revocación de mandato y la segunda vuelta electoral. Héctor Melesio Cuen expuso los argumentos para que los senadores se interesen y dictaminen en favor de esa propuesta  de reforma constitucional, haciendo valer el legítimo  poder ciudadano independiente de partidos.

La iniciativa solicita que los servidores públicos electos o designados   sean removidos, al comprobarse que no cumplen con sus tareas de manera efectiva y ética. Aplica desde el Presidente de la república, los gobernadores, jefe de Gobierno del DF, alcaldes, delegados políticos, síndicos y regidores; también a funcionarios de los poderes Ejecutivo y Judicial.

El grupo ciudadano organizado, proclama que la democracia existe cuando la sociedad civil  se abre  para convertir  en realidad  que el Estado está  al servicio de los habitantes , y no a la inversa , que es imperativo evitar la burocratización de los servidores públicos quienes una vez que llegan al poder ,  se apoltronan y vegetan  , sintiéndose inatacables fuese cual fuese su desempeño. Ejemplos sobran en el entorno de la vida cotidiana de esas personas.

Se requiere además, afirman los representantes del movimiento, que exista una mayoría calificada (el 50% mínimo) que respalde la votación del  titular del Poder Ejecutivo Federal y así generar el respeto del electorado. Como está   redactado  el Código Electoral, basta con cualquier mínimo de votos para acceder al poder legal, pero ilegítimo moralmente. El voto mexicano es de los más caros del mundo, pero paradójicamente, el más barato para el partido ganador por el recurso invertido.