Que opinan los jóvenes de las elecciones en México

Otra llamada de atención a los representativos de los partidos políticos del país, es la opinión que tienen de ellos y las elecciones los niños y jóvenes, según encuesta realizada por Aurora Zepeda, promovida por el Instituto Nacional Electoral  a través de un instrumento de medición llamada Consulta Infantil y Juvenil 2015.

De acuerdo con este ejercicio, así opinan los jóvenes de las elecciones en México: menos de una cuarta parte de los adolescentes cree en los partidos, porque que de 487 mil 600 encuestados entre los 14 y los 17 años,  sólo el 23% se declaró comprometido a participar en las elecciones cuando tengan su credencial para votar 

La respuesta negativa de los encuestados, se deriva del mundo en que viven: 67% han sido objeto de violencia verbal, 44% de violencia física  y poco más del 30% admite que le han ofrecido droga. Por ello, sólo un escaso 21% expresó tener confianza en la policía y apenas un 5% dijo fiarse del gobierno.

De lo anterior  la encuesta habla de una futura generación de votantes contagiada del desencanto pese al enorme esfuerzo que se ha hecho por construir un estado democrático y elecciones creíbles, y el costo del aparato electoral, uno de los más caros del mundo.

El joven, al enterarse de los miles de millones que el gobierno destina al sostenimiento de la burocracia partidista insensible a las necesidades de los electores y los próximos a serlo, considera tales erogaciones como un desperdicio. En  este año, el egreso fue de 3 mil 649 millones y no se visualiza el beneficio.

No obstante la fría estadística, ningún partido político tiene, aparentemente, ningún discurso para los jóvenes al no tener una visión clara de su futuro como electores; se les dice son “el futuro de México”, pero ese futuro ya lo están sufriendo cuando sus padres pierden el empleo, amigos con estudios superiores  no lo encuentran y otros han sufrido secuestro y extorsión.

La Consulta Mitofsky revela que los partidos están en el último lugar del ranking de calificación de confianza en las instituciones, con un desangelado 4.9%.

¿Y qué hacen los partidos? Se ponen muy bondadosos repartiendo despensas y saliendo a las plazas solamente en época pre y electoral, dejando a los futuros electores al margen de sus proyectos, no obstante los millones de votos que podrían representar en el  corto plazo.