El mexicano, ¿lleva una vida digna?

Gobiernos y sociedad deberían colocar en el centro de sus objetivos,  alcanzar el mayor bienestar para las personas que conviven en todas las áreas geográficas del país.

El bienestar entendido como  la posibilidad de las personas de resolver satisfactoriamente y de manera equitativa los requerimientos para alcanzar una vida digna, de acuerdo a los recursos y la cultura de esa sociedad.

Los cálculos de los indicadores de bienestar o progreso social se han ido haciendo cada vez más complejos en consonancia con el aumento de la disponibilidad de información, así como de tecnologías para manejar grandes volúmenes de ésta. Sin embargo, la principal dificultad que se encuentra actualmente consisten en identificar de manera precisa cuáles son las dimensiones humanas constitutivas del progreso social, así como también cómo y en qué medida deben desarrollarse cada una de ellas.

La lista de las dimensiones y los componentes que formarían  parte de una vida digna  tienen en cuenta  varios aspectos que deben destacarse :

 1.      Enfoque desde la perspectiva de las necesidades que tendrían las personas.

2.      Que el listado  de requerimientos corresponda  a un territorio y tiempo específico, que pueden variar en el tiempo y en el espacio.

3.      Que el enfoque conciba a las personas como integrantes de la comunidad y que su desarrollo se da como parte de ésta.

Según un estudio del Índice de Desarrollo Humano, los requerimientos para alcanzar mejor desarrollo son:  de tipo biológico, físico y material; los de tipo psicoactivos, la seguridad y los factores culturales.

Conteniendo esos factores amplio desglose, nos concentraremos solamente en el último, o sea, requerimientos culturales. Ellos son, siguiendo la línea de la científica Clara Jusidman:  Aprendizaje de la lengua,  los hábitos de alimentación, aseo personal y de casa, de consumo y ahorro, crianza, cortejo.

También, formas de expresión de los sentimientos, de relacionarse con el medio ambiente, de respeto a la norma y a la legalidad. Acceso a la información, a la educación no escolarizada, al conocimiento, a la tecnología y a la cultura .

Sin embargo, de acuerdo al dominio del pensamiento neoliberal en los últimos 35 años, conducen a asumir que la responsabilidad de cada individuo lleva a hacerse cargo de su propio bienestar y que lo fundamental es su libertad y el desarrollo de sus capacidades para allanarse lo necesario siendo el mercado el principal proveedor .

Esta línea económica pretende que una vida digna se circunscribe a obtener un ingreso que les permita participar en la compra de bienes y servicios en el mercado .

Veamos si llevan una vida digna quienes viven en  los países consumistas.