Los derechos humanos entre México y la Unión Europea

Según reportaje de  Juan Manuel Gómez, desde este  18 de  marzo se realiza  en Bruselas, Bélgica, la cuarta edición del Diálogo de Alto Nivel en materia de derecho humanos entre México y la Unión Europea, según acuerdo de 2010 en el marco del Plan Ejecutivo Conjunto de la Asociación Estratégica Europea. 

Organizaciones de la sociedad civil  están intercambiando experiencias en temas de interés común sobre la realidad de los derechos humanos, incluyendo los logros y retos actuales que enfrentan las sociedades mexicana y europea.

El objetivo es la promoción y protección de los derechos humanos.

Los temas están circulando alrededor de género y violencia contra la mujer; el combate a la delincuencia trasnacional  organizada y los derechos humanos; las empresas y estos derechos.  

Por su parte, las organizaciones de la sociedad civil de ambas partes están abordando la misma temática para que el diálogo gubernamental se complemente y nutra también de las contribuciones que ellas aporten.

La participación activa de la sociedad civil en todas sus expresiones, es un elemento básico de la relación que México sostiene con la Unión Europea.

Toda esa actividad y propósitos van en concordancia con el informe de actividades 2013 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, en el sentido de que “México está decidido a adoptar las mejores prácticas de derechos humanos que hay a nivel global, y sobre todo, hacer un Estado que cumple y contribuye con el Sistema Internacional de Derechos Humanos”, sin olvidar los derechos de los niños, la abolición de la pena de muerte, los derechos de los indígenas o de los que sufren discapacidad.

El diálogo político entre México y la Unión Europea en materia de derechos humanos  no podría ser entendido sin el componente de la cooperación, como es el caso de proyectos para instrumentar todo lo que fortalezca la igualdad de oportunidades en el acceso a la justicia, la seguridad ciudadana y los derechos humanos en México.

Exige por lo tanto, corresponsabilidad y cofinanciamiento, como reflejo de madurez en que se encuentran esas relaciones. 

Desafortunadamente, ese modelo de relación internacional no se da en nuestro país y los Estados Unidos, pues en este se siguen violando los derechos fundamentales de los migrantes, siendo el trato en muchos casos, como el que merecen los delincuentes … veamos el caso de Arizona.

Y no es que en Europa no exista presión de inmigrantes sobre los países, especialmente los que tienen próximo el Mediterráneo, procedentes del norte de África;  la diferencia estriba en que para el europeo, se atiende el problema con propósito de ayuda y solución, mientras que las autoridades migratorias de los Estados Unidos, tienen consignas radicales existiendo casos incluso de asesinatos que quedan impunes.  

Ahora basta que un migrante tome una piedra del suelo para que se le dispare “en defensa propia”, y así  exculpar totalmente al policía “de la  migra “de cualquier sanción.