La corrupción... ¿Somos todos?

En tiempos del presidente Miguel de la Madrid, se difundió su lema de campaña que pretendía el involucramiento de todos los mexicanos en la solución de los problemas nacionales: “La solución somos todos”, pero pronto el pueblo mordaz  cambió la palabra por “corrupción”, dando a entender que el problema de México es y ha sido siempre, esa abominable práctica que no termina por extinguirse.Hay unos pocos  países que sí la han extirpado, pero usando métodos que van contra los derechos humanos con soluciones radicales, como el exterminio físico: persona encontrada culpable de algún ilícito, la llevan directo al paredón… la política es cero tolerancia, incluyendo obviamente, la corrupción, que es una forma de minar la moral de una nación.El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) , acaba de dar a conocer el resultado de la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental 2013, en la que se informa que la mitad de la población en este país, ha experimentado alguna situación  relacionada con la corrupción, estableciéndose grados entre las instituciones más y menos corruptas . 

La encuesta mostró que 12 % de la población manifestó haber sido víctima de un acto de corrupción por parte de alguna autoridad de los tres niveles de gobierno, donde la tasa de incidencia de corrupción es del 24 mil 724 actos por cada 100 mil habitantes.Paralelamente al problema que se comenta, la Encuesta revela que el 70% de la población considera que la inseguridad y la delincuencia son los principales problemas que aquejan a cada uno de los estados en donde viven los encuestados, seguido por el desempleo que redondea en un 51%.En relación a los servicios públicos, la Encuesta señala que el 42.3% de los mexicanos consideran satisfactorios la calidad de los servicios públicos que se proporcionan: agua, alumbrado, parques, recolección de desechos, etc., siendo este  último y el servicio del agua los servicios mejor evaluados, sobre el 60%.  También arriba del 60%, se detecta satisfacción en el sistema de los  servicios educativos.

De la percepción sobre la frecuencia de la corrupción en diversos sectores , los peores calificados es la policía (89.7), los partidos políticos (84.4),  el Ministerio Público (78.4), los gobiernos estatales (77.2), los diputados y senadores (77.0), los gobiernos municipales (75.6), el gobierno federal (75.6), los institutos electorales ( 66.5) , los sindicatos y jueces (65.0), y así,  la calificación va descendiendo pasando por empresarios, medios de comunicación, hospitales públicos , universidades, escuelas públicas, el Ejército y la Marina, todos ellos abajo del 50.

Las instituciones con más baja calificación negativa son: las instituciones religiosas (29.5), compañeros de trabajo, vecinos y familiares, con menos de 26.¿ A qué se debe este fenómeno que es endémico en México   ?  De hecho varios estudiosos de los fenómenos sociales ya han descrito el problema y sus raíces, pero invariablemente la causa de fondo es la misma: la falta de valores éticos, el no haber aprehendido materias de formación cívica, la cruda experiencia de que si no hay “mordida” el asunto o problema no se soluciona, y también, de que la corrupción  tiene dos actores… es un binomio indisoluble. No es verdad lo que dice el refrán de que “en arca abierta el más justo peca”.  De esta manera, la persona sin escrúpulos andará buscando por todos lados arcas abiertas, según el otro famoso refrán: “lo que quiero es que  me pongan  donde hay”,  cayendo fácilmente en el cinismo y la devaluación personal.