La construcción del bien común, responsabilidad de todos

Bien común es un concepto muy escuchado, pero poco analizado en cuanto su trascendencia en el desarrollo de las sociedades.

Significa el conjunto de condiciones sociales que permiten y favorecen en los seres humanos llegar al progreso de todos los que formen esa sociedad particular; dinamiza el desenvolvimiento de un orden social justo que armoniza los aspectos individuales y sociales de la vida humana, pero para ello la responsabilidad es de todos definirlo y construirlo.

Es genuino y auténtico, porque el término bien quiere decir que da satisfacción a las necesidades del ser humano en su entera naturaleza espiritual, moral y  corporal, proporcionándole la paz, la cultura, y todo lo necesario para el desenvolvimiento pleno de la existencia.

Es común, porque pertenece a todos: es de todos y para todos. 

El bien común no promueve la ventaja de un grupo o clase alguna , sino el beneficio de todos , cualquiera que sea el carácter o la función que las comunidades o personas realicen en la sociedad, no se puede excluir a nadie de los beneficios del bien común argumentando nacionalidad, sexo, religión, raza, convicción política , religiosa o posición social .

Los no nacidos y las generaciones del futuro no deben ser excluidos de los bienes y recursos que necesitarán.

El bien común ocupa una posición superior a los intereses particulares porque es preeminente.

No se deben sacrificar los fines trascendentes del ser humano en función de los intereses de la colectividad: si se atenta contra ese fin de una persona, dejaría de ser común.

Todos los miembros de una comunidad pueden y deben cooperar a integrar el conjunto ordenado de las condiciones sociales, gracias a las cuales las personas pueden cumplir su destino material y espiritual.

En el ejercicio del bien común, deben repartirse las cargas de acuerdo a las posibilidades, se logra a través del correcto ejercicio de la autoridad bajo el criterio de subsidiariedad.

No se construye el orden social si sólo existe buena fe o buena voluntad, sino además con eficacia real en su construcción.

“El bien hay que hacerlo bien”.El bien común implica justicia, seguridad, la defensa del bien general, el respeto y la protección de la persona y sus derechos.

Es concreto y tangible, un medio organizado conforme a los mejores  recursos del momento.

En Teoría del Estado, se señala que éste tiene como misión cuidar directamente, mediante una amplia planificación y coordinación de la cooperación social, todas las necesidades existenciales de sus miembros, contando con una amplia gama de políticas públicas además de un amplio sistema de derechos humanos que protejan a las personas en todas las eventualidades de la vida, proporcionándoles la ayuda que necesitan.

Los bienes y organizaciones de carácter público, sumados en armonía, son necesarios para que los individuos como miembros de la colectividad, cumplan su destino temporal y eterno generando el mayor bien posible.

El bien común es un elemento fundamental de la estructura de toda comunidad; sin ese bien, sin las garantías a los derechos fundamentales  y sin democracia participativa, decae el perfeccionamiento de la sociedad.

El Estado falla en su función.