La amenaza del sistema corporativista en América Latina

Una de las características del Estado corporativista (los Estados Unidos de América) es la de incluir un sistema de vigilancia agresiva, mediante acuerdos y contratos entre el gobierno y las grandes empresas, encarcelamientos en masa, reducción de las libertades civiles y a menudo, la tortura, según Naomi Klein, en su ensayo La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre.

Economistas como Friedman sueñan con eliminar los patrones de la sociedad y devolverlas a un estado de capitalismo puro, purificado de toda interrupción como pudieran ser las regulaciones del gobierno, las barreras arancelarias o los intereses de ciertos grupos.

Una muestra de la visión de Washington y sus “halcones” es cómo se impone el pensamiento conservador y cómo permea casi todas las esferas de políticas y sociales.

Un ejemplo es la llamada “Revolución verde” cuyo objetivo es poner en evidencia cómo el pensamiento conservador sobre los derechos humanos se infiltra, en este caso, en la agricultura y en la alimentación. Se busca dar cuenta de cómo el discurso hegemónico sobre esos derechos provenientes de empresas trasnacionales, pisotea otros derechos fundamentales como el derecho a la alimentación, a la salud, a la cultura, a la seguridad y a la información.

La Revolución Verde es la modernización de la agricultura basada en la industrialización de los insumos agrícolas. Se ha dicho que este movimiento salvó al mundo del hambre, ésta permitió que las compañías del Norte monopolizaran las semillas y los insumos agrícolas. Asimismo significó la pérdida del 90% de la biodiversidad de los países del Sur, el cambio a una economía mundial basada en el petróleo, el desplazamiento de millones de campesinos a lugares frágiles, la tala de bosques y el crecimiento de barrios urbanos pobres. La Revolución Verde en realidad,  produjo la misma cantidad de hambrientos que los que salvó del hambre.

Estos son los hilos con que se amenaza a nuestra América Latina, tan dependiente del Imperio y cuyos países no han sabido ponerle frente en una autentica unión que vea por los intereses regionales antes de postrarse ante el poder económico y tecnológico del Norte.