En las alianzas está el éxito empresarial del futuro

Las empresas tienen que especializarse y adaptarse a las exigencias del mercado, contando para ello con aliados estratégicos. Éstas necesitan una mayor especialización y una mejor adaptación a los nuevos mercados con mayores exigencias técnicas, y esto no se logra sin  aliados y procesos de colaboración entre las empresas y los centros de conocimiento y de transferencia, como en este caso representan las universidades y los tecnológicosSólo integrando procesos compartidos  las empresas podrán competir en un mercado global, flexible y muy exigente. 

En los próximos años aquellas  que gestionen adecuadamente sus procesos de adaptación al mercado serán las que sobrevivan.  La necesidad de adaptarse a los requerimientos específicos  del mercado hace que las especialidades, los métodos de producción, los productos resultantes y los servicios que las empresas ofrecen  sean tan variables que la adecuación  en competencias de los recursos humanos debe ser permanente y producirse cada vez en menor tiempo. 

Se destaca  que la efectiva gestión del recurso humano debe comenzar con una labor de descripción de los diferentes desempeños profesionales a través de la identificación de las competencias clave, tanto sociales como técnicas, que son necesarias.Es a partir de esta identificación de competencias, en comparación con las reales de nuestros trabajadores, como se determinan las carencias de capacitación que deben ser cubiertas a través de diferentes líneas de actuación: planes formativos, planes de adecuación de personas al puesto entre otras. 

Empresas como  la Fundación Metal Asturias, de España, han desarrollado un servicio integrado que permite a las empresas la realización del mapa de competencias clave según los diferentes desempeños profesionales, a partir del cual se van definiendo los itinerarios de formación que durante el año se van desarrollando y cumpliendo a través de sucesivos planes y acciones evaluando las competencias descritas en el diagnóstico. Toda esta revolución tecnológica debe ser observada detenidamente por las instituciones educativas para ir preparando a sus alumnos para este campo competitivo y exigente.

No es posible aceptar que el currículo de algunas  escuelas tecnológicas permanezca estático a través de los años, sin la necesaria adaptación a los cambios que están ocurriendo  en la tecnología en la empresa  regional.De otra manera, los egresados llegarán a un mundo desconocido y extraño. Pueden llegar a sufrir “el shock del futuro”.