Acerca del libro “México: Anatomía de la corrupción”

En este mes de mayo se presentó en la ciudad de México, el libro de  María Amparo Casar “Anatomía de la corrupción”, con el sello del Centro de Investigación y Docencia Económicas  (CIDE), del cual es investigadora, como el paisano Carlos Heredia Zubieta.

Casar es además columnista y comentarista  en radio y TV en programas de  cobertura nacional, lo que le proporciona una sólida base intelectual para escribir de manera concisa y fundamentada un análisis sobre el grave problema de México desde siempre: la corrupción, sus causas y efectos.

Señala, por ejemplo que la corrupción en nuestro país tiene altos costos económicos, políticos y sociales. Un país corrupto tiene 5% menor inversión, de acuerdo al FMI, y que México  ha caído 31 lugares en los últimos seis años, de acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional.

La prensa nacional e internacional la menciona más de 29 mil veces en los últimos 18 años y en todas las entidades más del 65% de la población percibe corrupción en el sector público. Las instituciones  que se perciben como más corruptas son los partidos políticos.

Un dato demoledor es el que afirma con bases científicas, que el  44% de las empresas en México reconoció haber pagado sobornos.

Esta investigación es una fotografía de cómo nos vemos los mexicanos a nosotros mismos y cómo nos perciben y califican en el mundo en materia de corrupción.

Es necesario conocer la corrupción: localizarla, medir su extensión, identificar sus causas, encontrar las áreas de riesgo que permiten su reproducción, examinar sus mecanismos de operación, exhibir sus efectos y estudiar las experiencias exitosas. Solo así se podrá traducir la indignación en  estrategias de éxito para combatirla.

Es un libro que los políticos y servidores públicos  deberían leer, porque exhibe estos datos: Sólo 37% apoya a la democracia, 91% no confía en partidos políticos; 83% no confía en legisladores y el 80% no confía en instituciones del sistema judicial.

Si bien los mexicanos conocen bien el tema por experiencias o percepción, este libro fundamenta y da soluciones al problema; por lo tanto, es de lectura obligatoria para todos.