La Cueva de la Hidra

Nuevo paradigma Constitucional

Aun año de celebrarse los 100 años de promulgada la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la AsambleaConstituyente de la Ciudad de México deberá instalarse el 15 de septiembre, a fin de redactar la Constitución dela Capital del país. El impulso que le diera Miguel Ángel Mancera y, antes otros,ha de transformarse en una voz que represente a todos los capitalinos, los partidos, las organizaciones –hubiera sido deseable un referéndum–.

Tanto la Reforma Política de la Ciudad de México que prevé la reelección de jefes delegacionales por una vez y de los diputados locales,una elección y tres reelecciones consecutivas, así como la de 60 delegados constituyentes que sumados a los 40 designados haránlos 100 que redactarán la citada Constitución, como la reelección de presidentes municipales y diputados locales en el Estado de México, siendo temas trascendentes para el futuro de los capitalinos y los mexiquenses no han sido suficientemente publicitados. Para que quede claro, es necesariauna difusión amplia, no sectaria.A pesar de su importancia la transmisión de estos temas, comparada con la quede las obras que de ambos gobiernos se hace, es poca o nula;hace falta una mayor comprensión ciudadana de lo nuevo, tenga o no lamisma rentabilidad. Lo cierto es que sólo se comunica lo que a la autoridad interesa, no lo que necesitan saber las audiencias.

El gobierno del Estado de México gasta, de acuerdo con el portal sinembargo.com, 1 mil 252 millones en difusión y el de la Ciudad de México, más de 441 millones anuales.Lo que se ve en medios, cuesta más.No es casual que elrechazo a las autoridades y los partidos sea cada día más frecuente, yaque lo que interesa al públicono se difunde o se pierde en un mar de mensajes, cuyos contenidos y producción anodinahacen quelo importante pase desapercibido ylos mensajes de las obras acaben por ser parte del paisaje y nocomunicar nada.

En el aniversario de la Constitución de 1917, el proceso de designación y elección para la integración de la Asamblea Constituyente que redactará la Constitución de la Capital sugiere reflexionar sobre la comprensión ciudadana de los cambios y novedades que han de llevar a la deseable participación en una elección singular en la CDMX, y a una vigilancia cercana del actuar de los funcionarios y legisladores del Estado de México y de la capital.Una Constitución para la Ciudad de México es un gran tema y pareciera que prefieren que no se sepa nada de nada.