La Cueva de la Hidra

Mujeres que trabajan

Muchas mujeres salieron a trabajar durante la Segunda Guerra Mundial porque hacían falta brazos en el campo y en las fábricas. Los hombres se habían marchado a la guerra. Después, ellas tendrían que seguir. Sus capacidades destacaron, pero el salario no correspondió. Se les pagaba menos.

En México, frente a la necesidad de ayudar con el sustento familiar, insuficiente, también saldrían a trabajar. A ellas se sumarían las de los hogares abandonados y el creciente número de madres solteras, realidad que las convirtió en jefas de familia.

Aprendieron a fuerza de competir por un empleo, que estudiar era el camino para tenerlo. Lo hicieron. Estudiaron. Se formaron técnicas y profesionistas que se incorporaron a la vida productiva. Encontraron la manera de no desatender a sus hijos, apoyadas por otras mujeres. Hoy, estas jefas de familia representan casi el 25 por ciento de los hogares mexicanos, de acuerdo con información del Consejo Nacional de Población. Se sabe que trabajan, en promedio, de 10 a 12 horas semanales más que los hombres.

Frente a ello, el panista José María Martínez, senador por Jalisco, señalaría que defendería a las "familias tradicionales" y que buscaría acabar con "modas y tendencias", entre ellas, la despenalización del aborto. Como esta expresión, preocupan otras por la involución que representan, tal es el caso del surgimiento del Movimiento Nacionalista del Trabajo de tendencia neonazi, integrado por jóvenes militantes y simpatizantes del PAN en Jalisco, encabezado por Juan Barrera Espinoza que entre sus objetivos se propone "proteger a las familias tradicionales, a la religión católico-cristiana, abolir la propaganda de adopción, las marchas y los matrimonios homosexuales, a fin de reescribir la historia por medio del revisionismo". Organización que el pasado 20 de abril celebraría el 125 aniversario del nacimiento de Adolfo Hitler. Se tiene noticia, en este sentido, que en Jalisco se integró recientemente el Partido Neonazi y que otras expresiones fascistas empiezan a reproducirse. Preocupa. Los grupos de extrema derecha parecen ignorar que fue la economía la que determinó muchos de los cambios en la estructura familiar y social, y que fue la conciencia de su papel la que impulsó a las mujeres a liberarse.

En un régimen de vida democrática todas las ideas caben. Pensar diferente no excluye a nadie. Sin embargo, lo que viene ocurriendo es una voz de alerta a las mujeres que venciendo no pocas resistencias lograron incorporarse al mundo productivo, político y del conocimiento.