La Cueva de la Hidra

Mujeres Mexiquenses

Hoy la solidaridad de género tendría que expresarse en una ecuación en la que las mujeres que en la vida política, empresarial, profesional, académica y de investigación han destacado, articulen estrategias y esfuerzos en apoyo a la "alerta de género", mecanismo legal creado en 2007 por el gobierno federal a fin de actuar en caso de trata, feminicidios y violencia contra las mujeres. Seguramente lo hacen pero tendría que articularse una fórmula que sume su experiencia e influencia a favor de esta causa, la que pudiera obtener mejores resultados.

Carolina Monroy, Ana Lilia Herrera Anzaldo, Lorena Cruz, María Elena Barrera, Marta Hilda González, Laura Pavón, por citar solo algunas que destacan en la política mexiquense y nacional, son señoras de trayectoria legislativa, en el servicio público y el gobierno, preparadas, hechas para dar resultados y actuar. Así se formaron, pertenecen a una generación que llegó a enfrentar desafíos complejos con determinación. Me consta.

En el estado viven otras mujeres de la misma generación, sin estudios, sin oportunidades, desempleadas, cuya única causa es la sobrevivencia de sus hijos y de ellas; luchan y trabajan para mejorar pero las condiciones son riesgosas, viven expuestas a ser secuestradas, violentadas, desaparecidas, víctimas de feminicidio o de trata.

Los asesinatos de mujeres en el país aumentaron 155 por ciento entre 2007 y 2012, registrándose 2 mil 764 casos en 2012. A 2013, mil 767 mujeres mexiquenses tuvieron una muerte violenta y de estos casos, sólo 147 se investigaron como feminicidios. De 2011 a 2015 se reportaron mil 500 mujeres desaparecidas, la mayoría entre 15 y 17 años. A nivel nacional, 94 por ciento de estos delitos no se denuncian. En el Estado de México la alerta de género fue emitida por el gobierno estatal para once municipios.

Casi 7 millones 779 mil mujeres viven en territorio mexiquense: son valientes, luchonas, buscan modificar la realidad que las rodea. Trabajan en ello. Construyen familia, comunidad, hacen de esta entidad, tierra de emprendedoras, de inteligencia productiva, de sensatez. Sin embargo, se advierte, como otros colegas lo han señalado, la tardía campaña para atender el tema de la violencia contra las mujeres en la entidad, donde ha escalado niveles que obligan a apoyarse con quienes por género, solidaridad y comprensión del tema pueden hacerlo.

Las mexiquenses exitosas podrían integrar una organización que trabaje por las mujeres sin voz, por las que masacran, humillan y asesinan y requieren del apoyo solidario de estas otras que llegan a puestos de decisión y pueden hacer lo necesario o más.