La Cueva de la Hidra

1º de Mayo

El jueves pasado se celebró el Día del Trabajo. En esta fecha pocos recordamos a los Mártires de Chicago, a los de Río Blanco o los de Cananea. Luchas que precedieron e hicieron lo suyo por las reivindicaciones de la clase trabajadora. Hoy rindo homenaje a las mujeres y hombres que salen todos los días a trabajar, a producir y a llevar a sus hogares el sustento de los suyos; a los que construyen Patria. Sin embargo, en nuestro país, no todos los que están en edad de trabajar pudieron celebrarlo, ya que la tasa de desempleo asciende a 4.6 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA). Ellas y ellos se quedaron mirando el desfile del 1º de Mayo como invitados de piedra, ausentes, indignados, sin sustento ni esperanza.

En nuestro país, el empoderamiento social tendría que estar encabezado por quienes trabajan. Sin una clase trabajadora capacitada, certificada, productiva, la economía se quiebra. Con una fuerza de trabajo calificada, el futuro pudiera ofrecer una mejor perspectiva a esta sociedad inserta en la era de la información, el conocimiento y el mundo global.

El INEGI señala en su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo que del 58.1 por ciento de la Población Económicamente Activa, 95.2 por ciento estuvo ocupada en el último año, y de ellos 8 por ciento declaró estar subocupados.

De los ocupados sólo 30 por ciento está inscrito en el IMSS. Se considera ocupado a quien trabajó un mes al año, es decir, no desempleado. Lo cierto es que estuvieron desocupados 11 meses.

Dato paliativo de la autoridad, en cambio, que no es para echar las campanas al vuelo, es que el empleo crecerá 3 por ciento en 2014 y que durante 2013, no hubo huelgas, lo que se oye bien pero llama la atención. Surgen algunas preguntas: ¿es más el miedo a perder el ingreso durante el tiempo que dure una huelga? ¿Los trabajadores están chulos de contentos? ¿Ya alcanzaron todas las reivindicaciones de clase? ¿Los dueños de la tecnología y los trabajadores de ésta se han puesto de acuerdo? ¿Y la mujer trabajadora en su doble jornada está siendo reivindicada? ¿1º de Mayo, día de descanso o de lucha?

La puesta en marcha de una enérgica campaña de formalización del empleo en 2013, entre los empresarios, apunta a reducir la informalidad, pero no crea ni un puesto de trabajo más. Con preocupación también se advierte el desplazamiento de puestos de trabajo por las nuevas tecnologías en la mayoría de las esferas productivas. Demanda urgente: inversión en capacitación en el uso de las herramientas que surgen, certificación obligatoria y tabuladores que alienten la productividad y la competitividad como lo establece la ley.