La Cueva de la Hidra

Influenza

No hay familia, centro de trabajo o escuela del Valle de México, donde no haya atacado la influenza estacional o cualquiera de las otras. Como es nuestra mala costumbre no nos vacunamos en octubre y ahora queremos tapar el pozo, después del niño enfermo. Nuestra sufrida raza de bronce apenas lo está haciendo; tarde pero lo hace. En algunos existe conciencia de vacunarse, en otros, resistencia, muchos más, ignoran su importancia y las medidas a tomar. Lo cierto es, que hay enfermos y ausentismo.

Vivir con influenza no solo es estar enfermo sino padecer la falta del medicamento preciso y suficiente, lo que retrasa la cura y agudiza la preocupación, pero dice la Secretaría de Salud que todo está bajo control. Habría que observar que cerca de cualquiera de ustedes alguien moquea, tiene fiebre, dolor de cabeza o está en cama. Algunos van al médico y otros pretenden resolver el problema acudiendo a los remedios caseros y acaban en el hospital. Se trata de influir en tantos como se pueda para prevenir, no contagiar y para ser parte de la solución y no de la influenza. Claro, mientras todo esto pasa, no se tiene cabeza para pensar, no se analiza el entorno ni se señalan los problemas; a nadar de muertito, perdón de enfermito.

Influenza, chikungunya, zika y todo género de gripas y virus traen a los mexicanos llorosos y quejumbrosos, no crea que por la economía o la inseguridad. Sus defensas están bajas, tanto como el precio del petróleo, por mala alimentación -como si todos pudieran comer bien-, malos hábitos, contaminación y falta de prevención.

Declaran la Secretaría de Salud y el IMSS que no hay epidemia, que sólo hay mil 997 casos registrados en el país y que la que predomina en la del AH3N2, seguida del AH1H1 y la del tipo B. Se sabe, por otro lado, que de octubre a la fecha se han aplicado 31 millones de vacunas contra el padecimiento, sin embargo, los fluidos, los riesgos, los hospitales y las ausencias de estudiantes y trabajadores sigue. Y, a todo esto, el Dr. Narro, especializado en medicina comunitaria y César Gómez, Secretario de Salud del estado de México qué dicen. Será que tienen influenza o que no influyen.

Se sabe de los programas implementados en el estado de México y a nivel nacional, pero el Tamiflu, medicamento indicado para el caso, no se encuentra en las farmacias ni pa' remedio, se diga lo que se diga.

Que falta hace impulsar la cultura de la prevención en todos los temas. Se han hecho buenas campañas en este sentido, pero necesitan ser permanentes y que los secretarios del ramo hablen más seguido y con energía. Que ganas de influir en ellos.