La Cueva de la Hidra

Los Idos de Marzo

Mirar el futuro desde la historia ofrece la posibilidad de entender cómo convertir los errores del pasado en oportunidades para hoy y mañana.

Frecuentemente mencionamos, México ya no es el mismo. Todo cambió. Nada es como antes. Lugar común que nos unifica en torno a tres o cinco ideas básicas en las que hay consenso. La nostalgia está inmersa en estos comentarios. La edad de quienes los hacen también. Mientras, la brecha entre tecnología, desarrollo social y económico se profundiza cada día más.

La revisión histórica sencilla de la sociedad se hace en las conmemoraciones, oportunidad de recordar y quizás de reflexionar. Institucionalizados el 18 de marzo, aniversario de la expropiación petrolera y el 21, en que se recuerda el nacimiento de Benito Juárez y, algunos, al estadista, se advierte que en el ánimo y la memoria colectiva estas fechas se van desdibujando. Pareciera que han dejado de tener significación, que pertenecen al pasado, no solo en términos históricos, sino que son ya páginas viejas.

El 23 del mismo mes, se suele recordar el aniversario del asesinato de Luis Donaldo Colosio, olvidado por muchos, recordado por pocos. Solo han pasado 21 años.

En marzo iniciaron las campañas políticas para gobernadoras y gobernadores en Colima, Guerrero, Nuevo León, San Luis Potosí y Sonora que gracias a la lucha revolucionaria iniciada en 1910 en búsqueda del Sufragio Efectivo y la No Reelección, entre otras causas, e impulsadas por las sucesivas reformas electorales, la última en 2014 que puso punto final a la no reelección, las elecciones se celebran regularmente a pesar de la crispación en algunos estados. Por último, también en marzo, el 31 de 1914 nacería el más universal de los mexicanos, Octavio Paz, que junto con Samuel Ramos y Santiago Ramírez, desentrañarían la complejidad del mexicano. Hoy, muchos alumnos de universidades, en voz de algunos profesores, no los han leído. No saben quiénes fueron. Nunca leyeron "El Laberinto de la Soledad". Marzo, para muchos mexicanos, en consecuencia, solo es el mes en que inicia la primavera.

Quien no conoce su historia y no observa el presente desde esta perspectiva, como lo señalara en su momento Winston Churchill, no puede definir su rumbo, a dónde va y cuál es la meta a futuro, porque no se sabe de dónde viene. Sin el reconocimiento de los dolores históricos, de los logros, frustraciones y tragedias de cada generación, no hay salud política. Las lecciones que ofrece la historia solo se aprenden estudiando, analizando, debatiendo sobre nuestra historia y nuestro tiempo.