La Cueva de la Hidra

Fechas Fatales

A tres meses y días que el Dr. Eruviel Ávila Villegas cumpla tres años al frente del Gobierno del Estado de México y, a un año de celebrarse elecciones en el país para renovar las Cámaras de Diputados federal y local, las 125 presidencias municipales con sus regidores y síndicos, en la entidad, el Gobernador hace cirugía mayor a su gabinete. Llegan un nuevo Secretario de Gobierno, cambian el Secretario de Seguridad Ciudadana y el Procurador, así como la titular de la Secretaría de Desarrollo Social, el Secretario Técnico del Gabinete y la Directora del DIF. Por lo que hace a las áreas de gobierno y seguridad se advierte la inminente necesidad de reforzar lo concerniente a seguridad, servicios de inteligencia y procuración de justicia, después de la escalada de violencia que han vivido los mexiquenses en meses recientes.

Con la incorporación de José Manzur Quiroga como Secretario de Gobierno, Alejandro Jaime Gómez Sánchez como Procurador, Damián Canales como Secretario de Seguridad Ciudadana e Indalecio Ríos Velásquez, que fungirá como Secretario Técnico del Gabinete, se integra una ecuación peñista cuya misión, sin duda, es recuperar gobernabilidad, confianza y credibilidad, a la que se suma Arturo Osornio Sánchez en su calidad de Secretario de Desarrollo Social, el que habrá de ocuparse de la política social del estado. Las decisiones comunican, a poco que se inicie el segundo tiempo del gobierno de Ávila Villegas, que los problemas se tienen que resolver –habrá que ver–.

José Manzur es el tercer Secretario de Gobierno en tres años de gestión: el primero sería Ernesto Nemer, hoy Subsecretario de Desarrollo Social de la federación, el segundo, Efrén Rojas, ex Rector de la UAEM y, ahora el Secretario de Gobierno, recientemente nombrado.

El Estado de México aporta a San Lázaro 66 diputados, entre los de mayoría relativa y los de representación proporcional, en esa medida, el PRI no está dispuesto a perder escaños en momentos decisivos. La clase política mexiquense está haciendo lo necesario para evitarlo. Manzur Quiroga deja la coordinación de los diputados del Estado de México en San Lázaro para asumir esta responsabilidad, teniendo como meta el 2015, a no dudarlo. Un cambio de cancha que sólo lo explica la circunstancia.

Una entidad con 15 millones 176 mil habitantes, con un PIB (Producto Interno Bruto) que junto con el del D.F. y Nuevo León son los que más aportan al país, y con una clase política de la que surgiría el Presidente Enrique Peña Nieto, siempre bajo la lupa, tomar medidas drásticas era imprescindible. Se veía venir. Las fechas hicieron lo suyo.