La Cueva de la Hidra

Yo Ciudadan@

Al día de hoy, probablemente usted ya habrá decidido su voto, ser ciudadan@ o no, mirar lo que pasa en el país desde la barrera o participar de la única manera civilizada que se conoce hoy: acudiendo a votar. México nos requiere participando, defendiendo nuestra democracia que maltrecha o con ángulos vulnerables es una lucha ciudadana que en los últimos 20 años movió conciencias, a una sociedad organizada y también a los partidos políticos a fin de lograr que este día fuera el día en que se construye el futuro. Hoy, si ya fue a votar, habrá pintado a México de democracia, expresándole a los violentos que no van a vencer a México.

En 1824 se eligió a Guadalupe Victoria, primer Presidente liberal de la República, en 1826 se promulgarían las Siete Leyes que establecieron las disposiciones para elegir diputados al Congreso, así como en 1857 el derecho del ciudadano de votar y ser votado para todos los cargos de elección popular. En este orden de cosas, en 1973 se crea la Comisión Federal Electoral, donde por primera vez tienen voz y voto los partidos políticos. En 1990 se crea el IFE y se ciudadaniza en 1994; de entonces a la fecha las sucesivas reformas electorales nos condujeron al día de hoy, en que el enojo y el acuerdo han de expresarse con responsabilidad. A pesar de las presiones para que las elecciones no se den en algunos estados, éste es el día ciudadano que define el rumbo del país en los próximos tres años y, en nueve estados, los siguientes seis. Más que nunca, el camino de una vida en paz, pasa por el proceso democrático en Oaxaca, en Guerrero, en Chiapas, en Michoacán y en todo México, donde inhibir el voto es involucionar y ceder el espacio a la oscuridad.

Ya en el Siglo XX, el 17 de octubre de 1953 se decreta el derecho de votar de la mujer y de ser elegidas para cargos de representación popular. Mucho antes se les había otorgado el voto en San Luis Potosí, Yucatán y Chiapas y, en 2014, se establecería la paridad entre hombres y mujeres en las candidaturas. A tal gesta ha de rendirse homenaje votando.

La muerte de los 21 candidatos asesinados durante el proceso electoral deben ser los últimos, el avance de los violentos se detiene con la vigencia del Estado de Derecho y con el impulso a la cultura de la legalidad.

En este México nuestro la convicción de vivir en un país de leyes donde la Constitución y las Reformas han de ser vigentes y que ser ciudadan@ es un derecho que obliga, los conflictos han de resolverse por la vía del voto.

En otras etapas de la historia, la paz y la razón terminaron por imponerse. El voto cuenta y decide.